La primera ministra de Dinamarca calificó de “absurdo” el interés de Donald Trump en comprar Groenlandia, el mismo día en que el presidente confirmó que había discutido la posibilidad de que Estados Unidos comprara la isla, aunque Trump dijo que no era una de las principales prioridades para su país.

“Groenlandia no está a la venta. Groenlandia no es danesa. Groenlandia es de Groenlandia”, dijo el domingo la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, al periódico Sermitsiaq. “Espero sinceramente que esto no sea en serio”.

Trump ha planteado en varias ocasiones comprar Groenlandia, un territorio autónomo de Dinamarca, y la oficina del abogado de la Casa Blanca ha estudiado la posibilidad, dijeron dos fuentes a CNN la semana pasada. El domingo, Trump confirmó su interés en comprar el país y dijo a periodistas que Groenlandia está perjudicando a Dinamarca.

“Somos buenos aliados de Dinamarca, protegemos a Dinamarca como protegemos a grandes partes del mundo, y la idea surgió”, dijo el presidente en Nueva Jersey antes de dirigirse a Washington. “Estratégicamente es interesante, y estaríamos interesados, pero hablaremos con ellos”.

“No es la prioridad número uno, puedo decirlo”, dijo Trump.

Frederiksen dijo el domingo que las conversaciones sobre la posibilidad de que Estados Unidos compre Groenlandia son “una discusión absurda”.

“(El primer ministro de Groenlandia) Kim Kielsen, por supuesto, dejó en claro que Groenlandia no está a la venta. Ahí es donde termina la conversación”, dijo.

La idea de Trump sobre comprar Groenlandia, que fue reportada por primera vez por The Wall Street Journal, no sería el primer esfuerzo estadounidense para comprar el territorio. Aunque el presidente Harry Truman esquivó las preguntas sobre su intento del control en la región, Estados Unidos supuestamente trató de comprar Groenlandia en 1946. Y en 1867, el secretario de Estado William Seward mostró interés en comprar la isla.

“Intentaron comprarnos en 1867, durante (la) Segunda Guerra Mundial, y ahora lo están intentando de nuevo”, dijo a CNN Bent Abeelsen, residente local de Kulusuk. “No va a pasar.”