Se trata de la carne mechada con manteca ibérica, chicharrón andaluz, lomo al jerez y lomo al pimentón. 


La Junta de Andalucía ha pedido la retirada de todos los productos de la empresa sevillana Magrudis, fabricante de la carne mechada contaminada causante del brote de listeriosis. Tras el fallecimiento de la mujer de 90 años, hoy la Junta ha confirmado que el número de afectados asciende a 131, mientras sospechan de otros posibles 523 casos, que están a la espera de resultados.

Ante la posibilidad de que otros productos de la empresa Magrudis puedan estar infectados, desde la Consejería de Salud han comunicado al Ayuntamiento de Sevilla y a la propia empresa la orden de retirada de todos los productos cárnicos, según ABC Sevilla.

La Dirección General de Salud Pública de la Junta de Andalucía “está muestreando otros productos diferentes” a la carne mechada también elaborados por Magrudis y ha solicitado a la Delegación Territorial de Salud y Familias en Sevilla “que traslade al Ayuntamiento hispalense la necesidad de ampliar la alerta a todos estos productos”, ha informado este miércoles un comunicado de la Junta.

Solamente tienen que ir al médico los pacientes que hayan consumido el producto identificado; los demás, que no tengan preocupación, porque no tienen listeria”

La empresa es ahora la encargada de retirar su mercancía ante esta sospecha. Luego será el Ayuntamiento quien tendrá que comprobar que, efectivamente, los productos se han retirado. Esta paralización ha sido decretada “desde el punto de vista de la prevención”, según ha explicado a la prensa el portavoz de la Junta de Andalucía para esta crisis sanitaria, José Miguel Cisneros.

Cisneros ha desligado esta medida de la posible aparición de nuevos productos contaminados y ha sostenido que la acumulación de listeria sólo se ha detectado en la carne mechada “La Mechá”, cuya producción se paralizó el 15 de agosto.

El también director de la unidad de infecciosos del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, donde más hospitalizados hay por el brote, ha reiterado su llamamiento a la tranquilidad de la población, a la que pedido que “nos ayude no bloqueando las urgencias”. “Solamente tienen que ir al médico los pacientes que hayan consumido el producto identificado; los demás, que no tengan preocupación, porque no tienen listeria”, ha apostillado.

“Desde el punto de vista práctico, el objetivo está en no consumir la carne (contaminada) y en atender a los pacientes”, ha apostillado. También ha aclarado que la listeria está presente en el uno por ciento de la población sin efectos patógenos y que “sólo produce enfermedad cuando un alimento se contamina y allí se reproduce y alcanza cantidades que sí constituyen una amenaza para la salud”.

La empresa asegura que ha comenzado a retirar los cuatro productos cárnicos “lo más rápido posible”

En cuanto a la empresa, según publica El Español, ha comenzado este mismo miércoles a retirar otros cuatro productos que fabrican: la carne mechada con manteca ibérica, chicharrón andaluz, lomo al jerez y lomo al pimentón. Según el medio, la empresa ha procedido ha retirar sus productos “lo más rápido posible”, ya que se trata de una compañía pequeña.

Aunque ya se retiraron la carne mechada de la marca La Mechá de los grandes almacenes, en los pequeños comercios particulares pueden quedar lotes. La empresa comunicó que se habían vendido hasta 2.000 envases de dicha carne contaminada no solo en Andalucía, sino en lugares como Extremadura, Madrid, Tenerife o incluso en Cataluña.

El responsable del laboratorio niega el fallo y afirma que hay “casos clínicos detectados de listeriosis desde la segunda quincena de julio”

Por otro lado, el Laboratorio Municipal de Sevilla investiga muestras de estos otros productos. El responsable del laboratorio, José Javier Ibáñez, descarta a ABC Sevilla que el fallo que provocó el retraso de la alerta sanitaria se produjese en sus instalaciones.

Según el responsable, el día 8 de agosto llegaron dos muestras sospechosas, cada una en una bolsa independiente. Desde el laboratorio llamaron a la Junta porque las muestras eran muy parecidas, y desde Salud les explicaron que hay varios casos de listeriosis y querían comprobar si el origen estaba en alguna de esas carnes. “Las muestras se recepcionan en el laboratorio y se adjudican un número de referencia -para cada carne-“, detalla Ibáñez al medio.

El delegado del Área de Bienestar Social, Empleo y Planes Integrales de Transformación Social del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Manuel Flores, ha defendido que la Dirección General de Salud Pública de la Junta anunció en un informe “casos clínicos detectados de listeriosis desde la segunda quincena de julio”, y que “incluso ya el 5 de agosto en una localidad sevillana se detecta un caso de un brote de toxiinfección alimentaria”. A su vez, ha aclarado que no tiene que ser él quién dé una respuesta sobre “cuál es el manejo de esos casos y cómo se actuó”, a la par que ha apuntado que “eso corresponde a los responsables de la administración autonómica”.

En menos de cuatro días se hizo la identificación del producto contaminado y la bacteria causante del brote”

“El 8 de agosto se solicita a este laboratorio la colaboración para la identificación de las posibles bacterias causantes de este brote infeccioso y en eso ha estado trabajando, avanzando en menos de 24 horas un resultado provisional”, ha explicado Flores, que ha añadido que se siguió trabajando durante el fin de semana y que “en menos de cuatro días se hizo la identificación del producto contaminado y la bacteria causante del brote”.

A partir de ahí, ha continuado, “la toma de decisiones sobre la dimensión de ese brote, los casos clínicos o la gravedad de los mismos le corresponde a la administración autonómica”, ha incidido el delegado, que ha lamentado las formas de enterarse, a través de un medio de comunicación, de que “había habido un supuesto error en el laboratorio en la identificación de una muestra y que eso había retrasado la alerta sanitaria”. Ha pedido “se trabaje desde la lealtad institucional para en una situación de crisis dar respuesta y no generar alarmas, ni buscar culpables ni técnicas de desviación”.

Tras los análisis, el día 9 descubrieron que una de las carnes tiene rastros de bacterias y desde el Ayuntamiento se lo comunican a la Junta. El martes 13 se produce una llamada desde Salud donde comunican que no saben cuál es la muestra contaminada “debido a la discrepancia entre el producto identificado en la encuesta epidemiológica y la marca de carne mechada presuntamente positiva”. Al parecer, este es el fallo por el que la Junta acusa al Ayuntamiento.

En el informe la Junta admite que “desde la segunda quincena de julio se había detectado un incremento de casos de listeriosis” en Andalucía

Además, Flores ha señalado que se ha enviado al director general de Salud Pública, Jesús Peinado, un informe social interno elaborado por el Ayuntamiento en el que “se manifiesta que no ha habido ningún error” en la identificación, etiquetado y procesamiento de las muestras, toda vez que ha solicitado el informe interno que manejó el medio de comunicación que publicó la información, “en el que públicamente se nos ha acusado de un error para poder valorarlo”; pero “hasta ahora no hemos recibido nada”. “Creo que el trabajo de los actuales responsables de la Consejería de Salud no ha estado a la altura”, ha aseverado.

En el citado informe de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica, al que ha tenido acceso Europa Press, la Junta admite, tal y como ha señalado Flores, que “desde la segunda quincena de julio se había detectado un incremento de casos de listeriosis” en Andalucía, “en relación a los caos esperados en base a los datos de años anteriores”.

Además, dicho informe, con fecha del 19 de agosto y remitido a las ocho delegaciones territoriales de Salud y Familias, indica en el punto 37 que “el día 5 de agosto se declaró un brote de toxiinfección alimentaria en una localidad de la provincia de Sevilla, de la que se inmovilizaron los alimentos consumidos y se tomaron muestras para su análisis”.

Asimismo, el documento de la Dirección general de Salud Pública añade que “entre los días 12 y 14 de agosto se declararon otros brotes, de los que igualmente, se tomaron muestras de los alimentos consumidos para su análisis”, que con fecha 14 d agosto el laboratorio “informó sobre resultado positivo a listeria asociada a la carne mechada de la marca ‘La Mechá’, elaborada por una empresa ubicada en el municipio de Sevilla”.

Facua pide la dimisión del consejero de Salud por la “nefasta” gestión en la alerta sanitaria y llevará ante la justicia a la empresa Magrudis SL

Por otro lado, Facua-Cosumidores en Acción ha pedido este miércoles la dimisión del consejero de Salud de la Junta, Jesús Aguirre, a causa de la “nefasta” gestión realizada en la alerta sanitaria por el brote de listeriosis en Andalucía, y ha anunciado que llevará ante la justicia a la empresa Magrudis SL. En rueda de prensa, el portavoz de la asociación, Rubén Sánchez, ha considerado de “extrema gravedad” la “sucesión de errores y falsedades” realizadas por la Consejería andaluza de Salud a lo largo de la última semana sobre este asunto, a lo que hay que sumar, en su opinión, el “injustificado retraso” con que se dio a conocer el nombre de la marca afectada.

Entre las últimas críticas que la asociación ha lanzado contra el consejero se encuentra el hecho de que se esperara hasta el 19 de agosto para pedir al Laboratorio Municipal del Ayuntamiento de Sevilla que tomase muestras de otros productos fabricados por Magrudis SL para su análisis, según tuvo conocimiento Facua a través del propio Consistorio. De la misma manera, ha criticado que el día 20 un portavoz de la Consejería descartara que las personas con síntomas tuvieran listeriosis si no habían consumido la carne mechada La Mechá y aconsejó que en esos casos no era necesario acudir a centros sanitarios.

Sánchez define de “extrema gravedad” la “sucesión de errores y falsedades” realizadas por la Consejería andaluza de Salud

Según Sánchez, de esta forma “pasaban por alto” no solo que también pueden producirse casos de listerioris por la presencia de la bacteria en otros productos, sino la posibilidad “real” de contaminación cruzada. De hecho, varias personas con síntomas que han contactado la asociación relatan que no consumieron la carne mechada, pero compraron otros alimentos al corte en establecimientos que también vendían la marca de carne mechada contaminada.

Por ello, Facua también solicitó por ello la retirada “inmediata” de todos los productos que la empresa Magrudis S.L tiene en el mercado actualmente como medida preventiva, ya que la empresa comercializa productos relacionados con la mechada como cremas o zurrapas, que podrían estar contaminados. La asociación, según ha explicado Sánchez, ha tomado la decisión de llevar a la empresa a los tribunales con el objetivo de “depurar responsabilidades”, aunque todavía se encuentran estudiando la vía procesal más adecuada.