Aberrante. Investigan si se trata de Stella Maris Ramírez, una joven de 26 años desaparecida desde hace 20 días. Su esposo y su suegra están detenidos por el presunto femicidio.


El cuerpo decapitado de una mujer fue encontrado este miércoles a orillas del río Paraná, a la altura de la ciudad de Zárate, provincia de Buenos Aires.

Se investiga si se trata de Stella Maris Ramírez, una joven -de 26 años- desaparecida a principios de mes en la localidad de Lima, ubicada en el partido de Zárate, informaron fuentes oficiales.

Vecinos de Lima realizaron el martes una marcha para pedir justicia por Stella Maris Ramírez, desaparecida desde el 2 de agosto, hecho por el cual detuvieron a su esposo y a la madre del hombre.

Ramírez, oriunda de Chaco, fue vista por última vez en su casa del barrio Granja 8, en Lima,aunque la denuncia fue realizada el martes de la semana pasada, cuando su familia, que vive en esa provincia norteña, se enteró por amigos de que no tenían rastros de ella, publicó Rosario 3.

El fiscal del caso, Alberto Gutiérrez, dispuso la detención de su esposo, Carlos Entivero, acusado de asesinato, y de su madre, Amelia Lezcano, la cual fue apresada en Corrientes acusada de encubrimiento.

Femicidio
Lo último que recuerdan los vecinos de Stella Maris Ramírez son sus gritos y el ruido de un fuerte golpe. Era el viernes 2 de agosto y después ya nadie volvió a saber de ella en la localidad bonaerense de Lima, Zárate.

En medio de las sospechas de un femicidio, los investigadores encontraron en la casa del detenido rastros de sangre en la pared de una habitación y en el lavarropas, y también en la parte trasera de una camioneta. Todas las muestras serán analizadas para determinar si pertenecen a la víctima.

“El lunes apareció la mamá de él y lavaron todo con una hidrolavadora, cambiaron cortinas y quemaron cosas”, indicó una testigo al medio local Enlace Crítico. Se trata de Amelia Lezcano, madre de Carlos Entivero, quien vive en la provincia de Corrientes y creen que habría viajado para ayudar a su hijo a deshacerse de las evidencias.

En ese sentido, la madre de la mujer desaparecida apuntó directamente contra su yerno, a quien describió como una persona violenta, con antecedentes y adicto a las drogas. Los testimonios afirman que la mujer era víctima de violencia de género.

“Ella y la nena (su hija de cinco años) le tenían terror”, remarcó, y añadió: “En junio pasado le pegó otra paliza y la sacó desnuda a la calle”. Además, la policía secuestró cuatro armas de fuego del hombre detenido.

Las pruebas de luminol dieron positivas en una pared de la casa, en el lavarropas y en la camioneta, consignó FM Power.