Peritos analizan si se trata de Maira Benítez, desaparecida en 2016.

Este martes, pasadas las 22, los fiscales Gisela Oñuk y Sergio Ríos fueron alertados sobre el hallazgo de restos óseos en una zona rural de Villa Ángela, los cuales podrían corresponder al cuerpo de Maira Benítez, la joven de 18 años, desaparecida el 17 de diciembre de 2016 en dicha localidad.

Según las declaraciones brindadas por el abogado de la madre de Maira Benitez a La Radio, “se encontró un cráneo, una clavícula, una pelvis y otros huesos largos, que no tenían mucho tiempo de descomposición”, en un monte localizado en Colonia J.J. Paso.

Además, el abogado confirmó que los restos fueron hallados por peones que realizaban trabajos nocturnos en el campo, quienes al percatarse de la presencia de estos huesos, dieron aviso a un familiar que es periodista de Villa Ángela, y este se comunicó con la Fiscalía.

Los fiscales locales, Gisela Oñuk y Sergio Ríos se presentaron en el lugar, junto a peritos quienes corroboraron que los restos correspondían a un humano, por lo que se acorraló la zona y se dejó a una guardia permanente durante la noche.

“Hoy a la salida del sol iban a comenzar con los trabajos más específicos de reconocimiento”, expresó el abogado de la familia de la joven madre, desaparecida en 2016.

Y añadió que los restos “podrían llegar a ser pertenecientes a Maira Benítez, debido a que no hay una denuncia de desaparición en la zona en los últimos años, más que la de ella”.

El procurador adjunto, Miguel Fonteina aseguró que el caso de Maira Benítez ya tuvo una resolución procesal, pero eso no quita que la investigación por el hallazgo del cuerpo de la joven de 18 años esté cerrada.

Por la desaparición y asesinato de Maira Benítez, Rodrigo Germán Silva está condenado a 21 años de prisión. Sin embargo, aún no se pudo esclarecer de qué manera la mató, ni dónde está su cuerpo.

Finalmente, el letrado dejó en claro la hipótesis de la familia. “Nosotros tenemos la teoría de que a Maira Benítez se le da muerte en el campo del exjuez Costa, según quedó corroborado por los canes y testigos, pero nosotros no sabemos el destino que tuvo el cuerpo”, dejando abierta la posibilidad de que los restos óseos hallados puedan ser de la joven.

“Ese lugar no se había rastrillado. Se había buscado en el sureste, pero estos restos fueron hallados del otro lado. No sabemos si los restos fueron depositados, si esos restos salieron a la luz por el mismo movimiento de la tierra o si estaban en la superficie” (…) pero no podemos adelantarnos más. Necesitamos el resultado de ADN”.