El pedido fue hecho por el concejal Carlos Pereira del Bloque UCR-Cambiemos.

Este jueves el Concejo votó un proyecto de comunicación dirigido a la cartera de Infraestructura provincial para que se normalice el funcionamiento de las estaciones que miden el nivel del Río Salado y se garantice “el alerta temprana fundamental para la Gestión del Riesgo Hídrico”, dice el texto de la normativa aprobada.

Fue el concejal Carlos Pereira quien citó “deficiencias” en las redes telemétricas del Salado que son las que proporcionan información al Sistema de Alerta Hidrológico. Pereira detalló inconvenientes y datos incompletos provenientes de las estaciones de Tostado, Calchaquí, San Justo, Emilia y Cululú en los últimos meses. “Las estaciones ubicadas en Recreo y Santo Tomé son las únicas que han funcionado con cierta regularidad; si bien no todos los días reportan mediciones”, aseveró.

Pereira: “La situación sigue sin subsanarse”

“Reiteramos lo que dijimos oportunamente: carecer de información de calidad para un Sistema de Alertas Tempranas, trae graves consecuencias a la hora de la puesta en marcha de los planes de contingencias ante crecidas y la planificación de las situaciones de emergencias”, señaló Pereira.

“El Río Salado ante lluvias muy intensas producidas en la cuenca dentro de la Provincia de Santa Fe, da muy poco tiempo para el impacto aguas abajo. Efectivamente, cualquier lluvia intensa en los departamentos San Cristóbal, San Justo o Las Colonias, impacta en muy pocos días en el ámbito de la jurisdicción de nuestra ciudad. Por ello, contar con información fehaciente y en forma rápida, permite afrontar las consecuencias de una crecida con la previsión que en algunos casos se da en solo unas horas”, dijo Pereira.

“Tanto desde la propia Intendencia de la ciudad de Santa Fe como desde el Concejo Municipal hemos realizado a la Provincia los reclamos correspondientes. Pero la situación sigue sin subsanarse. El invierno es un período de lluvias escasas, pero en la primavera vuelven las lluvias intensas”, cerró Carlos Pereira.