Kevin Javier Duarte y Juan Manuel Almada fueron condenados a 20 años de prisión cada uno. Por su parte, a Pablo Nicolás Caminos se le impuso una pena de 24 años de prisión, mientras que Horacio Enrique Benaventos fue condenado a 25 años de prisión. El delito fue cometido en la celda de la víctima, en abril del año pasado. El fiscal que investigó los hechos es Marcelo Nessier.

Cuatro personas que están privadas de su libertad en el Instituto Correccional Modelo de Coronda fueron condenadas a penas de entre 20 y 25 años de prisión por el homicidio de Rubén Ariel Segovia ocurrido el 24 de abril de 2018. Así lo dispuso el tribunal pluripersonal integrado por los jueces Jorge Patriz (presidente), José Luis García Troiano y Eduardo Pocoví en un juicio en el que se abreviaron los procedimientos.

Los cuatro condenados son oriundos de la ciudad de Rosario y fueron identificados como Kevin Javier Duarte de 23 años, Juan Manuel Almada de 24, Pablo Nicolás Caminos de 23 y Horacio Enrique Benaventos de 26. Duarte y Almada fueron condenados a 20 años de prisión, Caminos a 24 años y a Benaventos se le impuso una pena de 25 años de prisión.

“En los cuatro casos, la condena es por la coautoría del delito de homicidio doloso simple”, aclaró el fiscal Marcelo Nessier, quien tuvo a su cargo la dirección de la investigación. El funcionario del MPA también precisó que “Duarte, Caminos y Benaventos tienen antecedentes penales condenatorios por ilícitos que fueron juzgados en la ciudad de Rosario. En estos tres casos, el monto de las penas que se les impusieron surgió de la unificación con las condenas que ya pesaban sobre ellos”, explicó el fiscal Nessier.

Dentro de la celda
“El homicidio de Segovia –que también era oriundo de Rosario y a quien se conocía como “Tubi”– fue cometido alrededor de las 16:30 del martes 24 de abril de 2018”, recordó el fiscal. “Los cuatro condenados ingresaron a la celda número 27 ubicada en la planta alta, en el ala Norte del pabellón 8, en la que estaba alojado Segovia”, puntualizó.

Nessier relató que “con armas blancas le provocaron un total de 36 heridas punzocortantes en el cuerpo, más específicamente en el área del cuello”. También detalló que “mientras algunos de los condenados lo agredían con armas blancas, otros lo estrangulaban. A raíz de este tipo de ataque, Segovia sufrió un shock hipovolémico que finalmente le produjo la muerte”.

“Los cuatro jóvenes condenados utilizaron voluntariamente la violencia para poner fin a un conflicto interpersonal con la víctima, lo cual evidencia un marcado desprecio por las normas jurídicas”, sostuvo Nessier. “Además, el ilícito fue cometido con frialdad y con la más absoluta indiferencia por las eventuales consecuencias de su accionar. Estas características de la conducta muestra a todas luces la indiferencia de los cuatro condenados por la vida de los semejantes”, agregó el funcionario del MPA.

Otro delito
En relación a Duarte, el fiscal agregó que “su condena también es por ser autor penalmente responsable del delito de portación indebida de arma de guerra”. Indicó que “en febrero del año pasado, y antes de quedar alojado en Coronda, se le encontró una pistola calibre 9 milímetros cargada con 12 proyectiles del mismo calibre y en condiciones de utilización inmediata. La tenía en el piso de la parte trasera de un automóvil –en el que estaba con otras personas– en inmediaciones de la cárcel de Coronda, en la avenida Héctor López y la cortada Desvío Arijón”.