El equipo de Lavallén cayó en su derrota ante el Rojo en Avellaneda. Perdió 2 a 0, Acevedo marcó en contra y Silvio Romero liquidó el partido

Colón perdió en su visita a Independiente por 2 a 0 con goles de Acevedo, en contra, y Silvio Romero. El equipo de Pablo Lavallén no estuvo en cancha, resultado pudo ser más holgado e incluso, si acertaba un poquito, tuvo chances de igualar la cuestión. Burián salvó al rojinegro de una goleada.

El sabalero llegó a su tercera derrota en en cuatro partidos disputados en Superliga, sacó 3 de 12 puntos en juego. En las cuatro fecha le hicieron 6 goles y convirtió solo 2.

Así fue el partido:

El Rojo salió ambicioso y con un desequilibrante Palacios, además de un buen despliegue en la zona media de Pérez, quien avanzó permanentemente.

La apertura llegó a los 12, por medio de un desvío de Acevedo, en contra, al ir a disputar una pelota con Barboza, tras un córner desde la izquierda.

Independiente la manejó bien después, pero le faltó profundidad para estirar la brecha ante un conjunto santafesino que recién a los 38 puso en aprietos al uruguayo Campaña, con un cabezazo del colombiano Morelo que se fue apenas afuera.

En el inicio del complemento, el oriental Silva, de tiro libre, hizo estirar a su compatriota Burián contra un poste. Otra vez apareció la figura del arquero sabalero en 15, al sacarle un zurdazo a Sánchez Miño, después de un desborde por derecha de Blanco.

Colón dependió de alguna avivada del Pulga Rodríguez, quien a los 20 aprovechó una distracción de Campaña con sus defensores y definió apenas afuera.

Bustos y Blanco fueron las figuras de Independiente en el segundo período, por un carril derecho en el que Colón no tuvo contención. A los 27, Bustos recibió de Pérez, se metió en el área y salvó justo Olivera.

Cuatro más tarde, Pérez habilitó a Silvio Romero, quien tocó de zurda y por poco la pelota se le mete a Burián.

En los minutos finales, Colón arriesgó con el ingreso de más delanteros, pero le faltaron ideas para inquietar al dueño de casa.

El segundo del Rojo llegó a los 49, con un cabezazo de Silvio Romero, quien le puso el moño a una buena producción del equipo de Beccacece.