Macron anuncia una cumbre entre los presidentes de EE.UU. e Irán para buscar un acuerdo

Youtube

La mediación de Emmanuel Macron ha tenido éxito. El presidente francés acaba de anunciar que en las próximas semanas es probable que haya una cumbre entre los líderes de Estados Unidos e Irán , Donald Trump y Hassan Rohani, y que esa reunión conduzca a un acuerdo sobre el contencioso nuclear. Este sería el resultado más importante de la cumbre del G-7 celebrada en la ciudad vascofrancesa de Biarritz.

Trump ha sido cauto, no ha puesto fecha pero sí ha confirmado que es posible que se produzca el encuentro con Rohani “si las consecuencias son correctas”. “Tengo buenas sensaciones, creo que funcionará”, ha dicho el presidente norteamericano, quien ha destacado que Irán posee “un tremendo potencial” y que ha cambiado mucho en los últimos dos años y medio.

“Buenas sensaciones”
Según Trump, el presidente Rohani está interesado en un encuentro porque la situación económica de Irán es muy difícil, con una inflación “por las nubes”, porque las sanciones les están haciendo mucho daño, y quieren solucionar el conflicto.

El presidente estadounidense se ha mostrado incluso dispuesto a que se conceda un crédito a Irán -aportado por múltiples países- para ayudarle a la difícil situación coyuntural que atraviesa. Este crédito tendría como garantía el petróleo y sería pagado con rapidez.

Programa nuclear y petróleo
En cualquier caso, Irán ha protagonizado la recta final de esta cumbre del G-7. Macron sorprendió este domingo con la llegada inesperada del ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, que alimentó la crispación en el encuentro de los líderes mundiales.

Estados Unidos y sus aliados europeos mantienen importantes divergencias sobre cómo gestionar el dossier iraní. Alemania, Francia y el Reino Unido defienden la vigencia del pacto alcanzado en su día, bajo la administración de Barack Obama, que vinculaba la paralización del programa nuclear iraní a cambio de abrir el mercado a las exportaciones de petróleo iraníes.

Sin embargo, Trump denunció este pacto y ha impuesto un duro embargo comercial a Teherán que está castigando la economía iraní. El conflicto ha incrementado la tensión en el Golfo de Ormuz, por donde circula buena parte del crudo que se comercial en el mundo.

Fue Trump el primero en desmentir que Macron hubiese sido encomendado a “dirigir un mensaje” a Irán, aunque luego, en medio del embrollo diplomático, cedió y fue inusualmente suave con los iraníes. “Quiero ver un Irán verdaderamente bueno, verdaderamente fuerte. Y no buscamos un cambio de régimen”, afirmó.

Crisis ucraniana
Pero la divergencia entre Estados Unidos y los países europeos no solo se encuentra en la gestión del mencionado dossier iraní. En esta cumbre del G-7 también se ha discutido la posibilidad de reincorporar a Rusia el año que viene, aunque no se ha llegado a ningún consenso, según Macron.

Trump ha sido el máximo valedor de Putin, expulsado de la reunión tras la anexión de Crimea, diciendo que “mucha gente dice que tener a Rusia en esta sala es mejor que tenerla fuera”. El presidente francés, al respecto, ha dicho que organizará junto a la canciller alemana, Angela Merkel, un encuentro en las próximas semanas entre los líderes rusos y ucranianos para resolver la crisis en Ucrania.

Acuerdo con la UE

También se ha hablado sobre el Brexit , cuando el primer ministro británico, Boris Johnson, ha dicho que está preparado para seguir negociando con la Unión Europea hasta el último minuto antes de la fecha límite de salida, el 31 de octubre. Si es necesario, tomará la decisión de abandonar el bloque sin ningún tipo de acuerdo ese mismo día.

“Bueno, creo que la UE tiende a llegar a un acuerdo justo al final”, ha bromeado Johnson. “Claramente para nosotros, la marcha, por así decirlo, llegaría el 31 de octubre, cuando tomaríamos medidas para dar a conocer los términos para los cuales habremos hecho preparativos absolutamente colosales, extensos y fantásticos”, ha añadido.