Se trata de un informe del área Científica de la PDI, que trabajó sobre la posibilidad de que el chico haya sido sorprendido por una jauría. Desde el MPA piden cautela y advierten que “la necropsia todavía no se realizó”.

Personal del área Científica de la Policía de Investigaciones (PDI) elaboró un informe que fortalece la teoría de que a Diego Román, el chico de 12 años hallado muerto en un campo de Recreo, lo habría atacado una jauría. Por su parte, fuentes del Ministerio Público de la Acusación aclararon que “sería una irresponsabilidad descartar todo lo anterior” y que “la necropsia todavía no se hizo”.

El peritaje forense estuvo a cargo de un licenciado en criminalística, un médico y un veterinario, y tuvo como sustento las pruebas levantadas en territorio el pasado 31 de julio, cuando desde la Fiscalía de Homicidios ordenaron relevar la presencia de animales que pudieran haber depredado el cadáver. En este sentido se hizo una constatación de la cantidad de perros existentes en las inmediaciones de calle Menchaca, al noreste de la ruta 11, dentro del radio donde fue hallado el niño.

“Hay indicios en que vamos en dirección de la hipótesis de los perros”, señalaron fuentes vinculadas al caso, en relación a los “nuevos elementos que permiten pensar que podría ser por esa causa”. No obstante, aclararon que dicha pericial científica “de ninguna manera se constituye en una herramienta segura para descartar” otros indicios.

Mientras tanto, familiares de Diego Román aguardan novedades en cuanto a la remisión del cadáver desde la morgue de Santa Fe a los laboratorios de la Corte nacional, donde está prevista la realización de una necropsia, en busca de nuevos indicios que permitan esclarecer el hecho.

El chico Román desapareció el miércoles 3 de julio en horas de la tarde, mientras jugaba con amigos en un campito de calle Menchaca, al noreste de la ciudad de Recreo. Según el relato que pudieron rearmar quienes compartieron con él ese día, el niño había ido a la escuela por la mañana y luego a la casa de un amiguito, junto con el cual se fue a jugar al descampado. Esa fue la última vez que se lo vio con vida. Todas las versiones indican que se escondió en medio de un cañaveral aledaño al campito donde jugaban. Su cuerpo fue hallado al día siguiente, unos cuantos metros campo adentro. El caso conmocionó a la comunidad de Recreo, e incluso alcanzó las pantallas de medios nacionales, ya que desde un principio se habló de la gravedad de las lesiones infligidas al cuerpo del pequeño.

Desde entonces se realizaron numerosos trabajos de campo, entrevistas a vecinos, se dispusieron entrevistas en cámara gesell para los menores de edad del entorno de la víctima y se realizó la exhumación del cadáver para la realización de una necropsia, para la cual fue designado un médico de Gendarmería Nacional.

Lectura de derechos

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) informó este martes que “los fiscales de Homicidios continúan realizando diversas diligencias investigativas”, y que “en el marco de una de ellas, se ordenó a personal de la PDI que realice la lectura de derechos a una persona mayor de edad, al solo efecto de posibilitar la realización de medidas probatorias, ante la eventualidad de que pudieran surgir elementos de cargo”. La persona identificada sería el dueño del campo donde fue hallado Diego Román, en cuya propiedad habitan un grupo de perros.