En el Palacio Vasallo corrieron versiones de una nueva suba por parte del Ejecutivo. El último estudio de costos arrojó un valor de 32,50 pesos.

 

Fuertes rumores emanados desde el Concejo Municipal indicaron en las últimas horas que la intendenta evalúa la posibilidad de llevar el valor del boleto del transporte a cerca de 30 pesos. El último estudio de costos del Ente de la Movilidad había dado un resultado de 32,50 pesos. Sin embargo, en junio, Mónica Fein, decidió que cada viaje costaría 27,50. Ahora, estaría haciendo números nuevamente. La situación causó el rechazo de concejales opositores.

Por cuestiones políticas, Fein prefirió en junio amortiguar el impacto del último estudio de costos, que data de abril. No obstante, el impacto de la última devaluación haría modificar los planes y sin que el tema pase por el Concejo Municipal, como cuestionaron los ediles.

El último aumento fue a fines de junio de este año, cuando Fein llevó el boleto a 27,50 pesos. En ese momento, la titular del Palacio de los Leones contaba con la potestad de elevar la tarifa del transporte urbano de pasajeros, sin la aprobación del Concejo Municipal. Pero ese poder venció el 30 de junio, por lo cual los concejales solicitan que no se tome la medida sin la deliberación previa en el recinto.

Ante esto, el municipio parece respaldarse en uno de los puntos de la resolución firmada en junio, que evitaría el paso por el Palacio Vasallo.

Esto causó un importante revuelo entre los ediles quienes ayer alzaron la voz contra esta posible decisión del Ejecutivo, haciéndose eco de los rumores que circularon.

El concejal Eduardo Toniolli (partido Justicialista) rechazó el intento del Ejecutivo municipal de volver a aumentar el boleto sin que medie una discusión en el Concejo.

Señaló que Fein realizó un “aumento desdoblado” en el mes de junio y “lo propuso sin fecha determinada”.

“Terminó de acomodar la norma para que la decisión no tenga que pasar por el Concejo”, abundó el edil.

Por su parte, la concejala Renata Ghilotti, de Juntos por el Cambio, manifestó que el tema no fue dado a conocer en el Ente de la Movilidad, área que integra como referente de la oposición.

“La intendenta no puede aumentar el boleto porque están vencidas sus facultades de hacerlo al 30 de junio”, destacó la concejala.

“Hace un mes advertimos que desde el Ejecutivo están haciendo uso de un artilugio para poder aumentar el boleto”, manifestó ofuscada.

“Nos hizo mucho ruido el modo en que estaba redactada esa resolución y, en su momento, dije que estaba dejando la puerta abierta a un posible nuevo aumento, violando el espíritu de lo que fue la delegación de este poder, que venció en junio”, agregó.

“En realidad, en septiembre tendría que presentarse un nuevo estudio de costos, actualizado según los números del Indec. Y, si hubiera una diferencia entre la tarifa del boleto y ese análisis, el Ente debería enviar el tema al Concejo y recién ahí tratarlo en el plazo de un mes”, explicó Ghilotti.

Los costos

Los resultados del último estudio de costos del Ente de la Movilidad se obtuvieron antes de la devaluación, por lo que cuando se conozcan los números más recientes, sumada la corrida del dólar y el incremento de los valores de los insumos, entre otras variables, las cifras podrían ser otras.

Con las cuentas de la Municipalidad en rojo, todo indicaba ayer que la intendenta evaluaba una suba en el transporte, más allá de que esa posible resolución seguramente impactará negativamente en los bolsillos de los rosarinos.