“Estos entrenamientos laborales son un beneficio para los jóvenes y las pymes”,lo aseguró el intendente ante un grupo de jóvenes que se encuentran realizando entrenamientos laborales en la Farmacia Azanza. Estas prácticas tiene como objetivo mejorar las condiciones de empleabilidad, especialmente de aquellos pertenecientes a los barrios y sectores más vulnerables de la ciudad.

Este viernes por la mañana el intendente José Corral visitó a un grupo de jóvenes de entre 21 y 24 años que asisten a las Escuelas de Trabajo y que realizan entrenamientos laborales en la Farmacia Azanza (San Martín 2983). Una de las chicas se encuentra en el Programa de Inserción Laboral, luego de haber culminado su etapa de entrenamiento. El resto se encuentra realizando Entrenamiento para el Trabajo, desde el mes de mayo y hasta el mes de octubre.

“Estamos visitando a los chicos que están haciendo su primera experiencia laboral a partir de las Escuelas de Trabajo, con estos entrenamientos de inserción en el empleo formal del Gobierno nacional, y agradeciéndole a Luciana y al comercio, que se animó a ingresar en este programa que tiene beneficios para todos”, destacó José Corral, quien estuvo acompañado por la secretaria de Desarrollo Social, Cecilia Battistutti, la titular del comercio Luciana Azanza, y los jóvenes que participan del entrenamiento: Antonela, Sofía, Jakeline, Mayra y Mariano.

Las Escuelas de Trabajo del Gobierno de la Ciudad tienen como principal objetivo mejorar las condiciones de empleabilidad de los jóvenes pertenecientes a los barrios y sectores más vulnerables de la ciudad. Desde el eje de Formación e Intermediación Laboral se articulan y promueven políticas que tienden a facilitar el acceso al trabajo de los jóvenes, capacitándolos en oficios, orientándolos y apoyándolos en la búsqueda de una fuente de empleo.

Beneficios

El intendente José Corral valoró los alcances del programa “porque para todos los chicos es una capacitación de esas que solo se consiguen en el lugar de trabajo. Cumplir con los horarios, estar bien predispuesto para atender a los clientes, aprender algunos sistemas, las cuestiones administrativas y tener, finalmente, ese papel para el currículum que va a ser la diferencia para conseguir un empleo en el futuro. Y en algún caso, como el de Antonela, también dar un paso más e incorporarse definitivamente al plantel permanente del negocio”, apuntó.

En esa línea, destacó también el beneficio para los propios comerciantes y empresarios que “se animan, porque hay un apoyo económico y una parte que paga el Estado; y además obtienen una selección de personal, que por lo general las pequeñas y medianas empresas no pueden realizar porque no tienen un departamento de recursos humanos que específicamente se dedique a estos temas. Además, el Municipio los ayuda con gente que está preparada y que hace de orientador acompañando como un tutor a los chicos también en este crecimiento de su posibilidad de empleo”.

Oportunidades

A partir de los buenos resultados de esta iniciativa, José Corral se mostró “muy satisfecho y agradecido con Luciana, el negocio, el contador y todos los profesionales que también van transmitiendo la noticia de este programa, que ojalá lo podamos multiplicar. Esta es la primera farmacia, pero hay muchas en la ciudad que podrían acceder a estos beneficios y dar oportunidades de empleo a los chicos, que como Mariano hacen su primera experiencia”, resaltó.

Desde comienzos de 2019 y hasta agosto, se logró la vinculación de 251 jóvenes a empresas y comercios de la ciudad, para llevar adelante entrenamientos laborales en distintos rubros como: Auxiliar de Ventas, Manejo de Depósitos, Personal de Mantenimiento, Ayudante de Cocina, Operario de Producción. Además, 62 de esos jóvenes lograron lograron la inserción laboral definitiva.

Servicio y respaldo

La titular de la farmacia, Luciana Azanza, sostuvo que la posibilidad de sumarse a la iniciativa “significa una ayuda muy importante y beneficiosa. Me parece un programa muy bien planteado donde nos beneficiamos todos: nosotros como empresa y los chicos”. En ese sentido contó que desde su función “tratamos de brindar un servicio, ayudando a capacitarlos para sus futuros trabajos también, ya que es su primer trabajo. Están entre dos y cuatro meses, y lo bueno es que los chicos pueden ir rotando para que tengan más posibilidades de especializarse, de capacitarse y de aprender el trabajo en un comercio”.
En ese marco, valoró los objetivos y el respaldo del programa que sirve “para ayudar a insertar en el trabajo a jóvenes que por ahí no tienen otra posibilidad o les es muy difícil conseguir un primer empleo. Pero además, con el respaldo del gobierno uno se siente más apoyado y se anima también a traer gente nueva a trabajar”.

Testimonio

Mariano es uno de los jóvenes que participa del entrenamiento laboral en la Farmacia Azanza. “Si bien todos tienen que saber hacer un poco de todo, yo estoy en la parte administrativa con el contador. Pero, básicamente, estamos en atención al público y en un comercio que no es como cualquier otro, porque estamos vendiendo medicamentos a personas que vienen con una necesidad en particular”, detalló.

Sobre su ingreso al programa, el joven contó: “Me lo comentó mi novia, fui a la Escuela de Trabajo donde me hicieron una entrevista, había una vacante en esta farmacia, me presenté y me llamaron a los tres días para que empiece” Si bien tuvo una experiencia laboral previa, “como pasaron dos años y estoy estudiando, sentí la necesidad de hacer algo a la par del estudio, porque mi carrera es a distancia y tengo disponibilidad de tiempo. Eso me llevó a buscar un trabajo y conociendo esta posibilidad, fui a la Escuela de Trabajo”, destacó.