Con la premisa de “frenar el golpes de Estado” del primer ministro Boris Johnson, este sábado (31.08.2019) se desarrollaron una treintena de manifestaciones.


El primer ministro británico, Boris Johnson, indignó a muchos con su decisión de imponer vacaciones forzadas al Parlamento. Ahora sus adversarios organizan un nuevo round para la próxima semana. (30.08.2019)

De Manchester en el noroeste de Inglaterra a Edimburgo en Escocia, pasando por Belfast en Irlanda del Norte, la organización antibrexit “Another Europe is Possible” (Otra Europa es Posible) convocó más de una treintena de concentraciones bajo el eslogan “Paren el golpe de Estado”.

La mayor manifestación tuvo lugar en Londres, específicamente en la residencia del Primer Ministro británico, Boris Johnson, que vive en Downing Street. Protesta que se vio interrumpida cuando una decena de sujetos rapados con la bandera nacional británica pintada en la cabeza aparecieron gritando “¿qué queremo? ¡Brexit!, ¿cuándo lo queremos? ¡Ahora!”, intervención que finalizó sin mayores problemas.

Además de las manifestaciones convocadas por Otra Europa en Posible, Momentum, una organización adscrita al ala izquierdista del Partido Laborista, llamó a “ocupar los puentes y a bloquear carreteras”.

El jefe del Ejecutivo británico ha avanzado en su intención de cerrar el periodo de sesiones parlamentario durante la segunda semana de septiembre, y no volver a iniciar la actividad en el palacio de Westminster hasta el 14 de octubre. Algo que está facultado para hacer y que no es extraño que ocurra. Sin embargo, el momento crucial en que se encuentra Reino Unido, con el brexit encima, ha provocado la indignación de los ciudadanos y de la oposición política, que ve en esta medida una maniobra para reducir las opciones de los diputados para trabar una eventual salida no negociada de la Unión Europea.

Desde que asumió el cargo, Johnson ha amenazado con un brexit duro si no logra un acuerdo con Bruselas sobre las condiciones de salida. Pero justificó su decisión de suspender el Parlamento afirmando querer elaborar y presentar su programa legislativo, tras su llegada al poder a finales de julio.