Desde Epidemiología destacaron que el alerta de la OPS ya advertía esta situación.Estiman que afectaría más a los adolescentes porque carecen de inmunidad.

En los primeros 7 meses del 2019 más de 2 millones de personas contrajeron dengue y 723 fallecieron en Latinoamérica, según la última actualización epidemiológica de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) publicada el 9 de agosto pasado. La OPS ya había expresado que luego de dos años sin presencia de dengue se esperaba un rebrote.

“Nosotros no estamos afuera de esta situación, aunque en el informe de alerta de OPS no está Argentina, sí estamos involucrados”, expresó Francisco García Campos, jefe del Programa de Vigilancia por Redes de Laboratorios de Salta.

La advertencia de la OPS ya se hizo presente a principios de este año en la Argentina. Durante el período de vigilancia 2018-2019 (que corrió desde el 1 de octubre del año pasado el 30 de junio pasado) se notificaron a través del sistema de vigilancia del síndrome febril agudo 5.374 casos. Solo de dengue hubo 2.970 casos confirmados; son 1.625 por laboratorio y 1.345 por el nexo epidemiológico.

En el comunicado de alerta publicado por la OPS se informó que Nicaragua, Brasil, Honduras, Belice, Colombia, El Salvador, Paraguay, Guatemala, México y Venezuela son los países con más afectados, cada 100 mil habitantes. Hay que tener en cuenta que Guatemala, Honduras y Nicaragua declararon este año alertas epidemiológicas a nivel nacional para agilizar las acciones de respuesta. García Campos destacó que a nivel países Argentina está lejos de los números que manejan estos otros, pero se comparte frontera y se tiene el ingreso en el sur de Salta, por la ruta 16, de los viajantes de Brasil. “Y la frontera norte es la más permeable de siempre, con Bolivia a través de Bermejo y Salvador Mazza”, dijo.

El funcionario del Ministerio de Salud destacó que la última temporada los números fueron elevados en los departamentos en alerta como Orán, Rivadavia, San Martín, Anta y General Gemes.

El período de vigilancia se presenta desde el 1 octubre al 30 de junio del año siguiente. En este tramo se controlan los casos de cuadro febril inespecíficos. Sin embargo, desde que se detectó el primer caso de zika en la región, se extendió el período de vigilancia a todo el año.

Organización sanitaria

“Todos los años, al comienzo del período de vigilancia, se trabaja con las áreas operativas, que deben elaborar un plan de acción para posibles escenarios”, explicó García Campos.

En un período de baja intensidad, media o grave, cada equipo de salud debe organizarse y prever cómo se van a realizar las atenciones. En cada espacio de salud la primera medida es crear un consultorio de febriles y armar un equipo de trabajo que debe ser comunicado. “El servicio de salud está obligado a comunicar estos casos de sospecha, ya sea con atención médica o con rastrillaje sanitario, destinar un espacio para los antifebriles y los espacios para la atención de los pacientes”, detalló el profesional a cargo del Programa de Vigilancia. Esta planificación se realiza en septiembre, se envía al Ministerio, que debe estar informado de las formas en que cada sitio brindará la atención y cuáles son los recursos con los que cuenta.

“Este año la situación está complicada porque venimos de un brote grande. El informe de la OPS también advierte que la franja de edad más afectada sería la de los adolescentes, ya que estuvo menos expuesta al virus y, por ende, carece de inmunidad”, agregó el profesional. El causante del dengue es un virus que tiene cuatro serotipos distintos, pero estrechamente emparentados: DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4. Cuando una persona está en contacto con un serotipo, adquiere inmunidad para ese serotipo pero no para los otros. “Por eso tenemos que manejar a las poblaciones sabiendo cuál es el serotipo que circuló y evitar así formas graves de dengue”, agregó.

En el caso de las embarazadas, el Gobierno de la Provincia entrega en forma gratuita un repelente por mes, a partir del 1 de octubre y hasta el 30 de junio. Esto se aplica en función de la vigilancia sobre el zika, teniendo en cuenta que esta enfermedad afecta el desarrollo del niño durante su gestación.

Descacharrado en Salta

En la actualidad, la Secretaría de Medio Ambiente de la Municipalidad lleva adelante un programa de recolección con contenedores que se rotan en los distintos barrios de la ciudad. El programa cuenta con 10 contenedores, que se ubican durante 3 días en una zona predeterminada, y que se trabaja en forma conjunta con organizaciones barriales, sociales o comunitarias.

El secretario Gastón Galíndez agregó que las tareas de descacharrado para la campaña contra el dengue se realizan en forma conjunta con el Primer Nivel de Salud de la provincia. “En forma conjunta se diagraman las acciones y desde la Provincia se destinan los fondos”, explicó. Consultado sobre el inicio de esta nueva campaña, Galíndez expresó que aún no se organizó ninguna acción.