Bajó a categoría 2, pero aún tiene una gran fuerza devastadora. “¡Pueden ocurrir cosas muy malas e impredecibles”, alertó Donald Trump tras llamar a “no bajar la guardia”.

Aunque con menor fuerza tras su paso destructivo por Bahamas, el huracán Dorian azota la región central de la costa este de Florida como ciclón de categoría 2.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) informó que Dorian se ubica a unos 150 kilómetros al este de Cabo Cañaveral, Florida, con vientos máximos sostenidos de 175 km/h.

El NHC pronosticó que el huracán girará hacia el norte y para el jueves se desplazará con dirección nor-noreste. La pared nubosa de Dorian se moverá peligrosamente cerca de la costa este de Florida y de la costa de Georgia hasta la noche del miércoles. Se prevé que el vórtice se acerque o toque tierra en Carolina del Sur o Carolina del Norte entre jueves y viernes.

El huracán, que dejó unos 760 mm de lluvia en las Bahamas, bajó este martes a categoría 2, de una escala de cinco, pero sigue siendo muy peligroso mientras se desplaza lentamente hacia Estados Unidos.

“Puede que Estados Unidos tenga un poco de suerte respecto al huracán Dorian, pero, por favor, no bajen la guardia”, tuiteó el presidente Donald Trump. “Mientras se dirige a la costa, ¡pueden ocurrir cosas muy malas e impredecibles”, añadió.

Las autoridades declararon el estado de emergencia en gran parte de la costa este del país, donde millones de habitantes podrían estar en la trayectoria de Dorian.

El Pentágono indicó que 5.000 miembros de la Guardia Nacional y 2.700 militares en servicio estaban listos para intervenir en caso de necesidad.

El huracán Dorian devastó Bahamas

Prácticamente estacionado durante un día y medio sobre las Bahamas, el huracán Dorian azotó al archipiélago, destruyó miles de casas y causó devastaciones en una enorme zona a principios de semana. Se presentaron reportes de muchas personas que quedaron atrapadas en sus casas debido a los altos niveles del agua provocados por lo que fue una catastrófica tormenta de categoría 5.

Los rescatistas empezaron a evacuar a la gente el martes por la tarde con ayuda de motos acuáticas y botes. Incluso utilizaron una enorme excavadora para llevar personas a través de las profundas y fangosas aguas a zonas más seguras.

El primer ministro de Bahamas, Hubert Minnis, dijo el martes que la cifra de muertes causadas por Dorian ascendió a siete y que se prevé que haya más víctimas.