En una nueva jornada del juicio por los abusos ocurridos durante años en el Instituto Próvolo de Luján, se reprodujo el testimonio brindado en 2017 por un exalumno que viajó desde Misiones. El joven contó que fue abusado en reiteradas oportunidades y que las autoridades sabían lo que pasaba, pero no hicieron nada para impedirlo.

Con la reproducción del testimonio de un chico 21 años que viajó desde Misiones en 2017 para declarar en Cámara Gesell, esta mañana se reanudó el juicio contra los curas Nicola Corradi (83) y Horacio Corbacho (59), y contra el exjardinero Armando Gómez (49), por los abusos ocurridos durante años en el Instituto Próvolo de Luján.

En el video de más de cuatro horas que se reprodujo en parte esta mañana, el joven contó que ingresó al Próvolo con 8 años y que inicialmente fue abusado en reiteradas oportunidades por José Luis Ojeda, quien fue acusado al comienzo de la investigación pero luego fue declarado inimputable por no comprender la criminalidad de sus actos.

El testigo agregó que tanto el cura Corradi como las monjas Asunción Martínez y Kosaka Kumiko sabían de los abusos que sufría, pero no hicieron nada para impedir que siguieran ocurriendo.

En otro tramo de su testimonio, el joven recordó que fue abusado sexualmente por Gómez, a quien se refiere en todo momento como “Pilo”, el apodo con el que lo conocían los alumnos del establecimiento lujanino. Además, agregó que “Pilo” abusaba de él “en manada” con Ojeda.

A raíz de la larga duración del testimonio, cuyo video dura más de cuatro horas y media, no se llegó a reproducir en su totalidad y se continuará este jueves a las 8.30 en la sala 4 del Fuero Penal Colegiado.