Los expertos lo atribuyen a unos posibles niveles bajos de colesterol total en la sangre o una baja ingesta de ciertas vitaminas.


En los últimos años, cada vez más personas han recurrido a dietas vegetarianas y veganas, lo que se debe en parte a los beneficios para la salud percibidos, así como a las preocupaciones sobre el medio ambiente y el bienestar animal. Pero no se comprende bien el alcance total de los posibles beneficios y riesgos para la salud de estas dietas.

Las dietas vegetarianas (incluidas las veganas) y pescetarianas pueden estar vinculadas a un menor riesgo de enfermedad coronaria que las dietas que incluyen carne, pero, al mismo tiempo, los vegetarianos y los veganos tienen un mayor riesgo de accidente cerebrovascular que los que comen carne.

Los hallazgos de un gran estudio del Reino Unido publicado en ‘The BMJ’ sugieren que los veganos y vegetarianos tienen mayor riesgo particularmente de accidente cerebrovascular hemorrágico (cuando la sangre de una arteria comienza a sangrar en el cerebro), que los investigadores achacan a unos posibles niveles bajos de colesterol total en la sangre o una baja ingesta de ciertas vitaminas.

No obstante, los vegetarianos tienen un menor riesgo de enfermedad cardiovascular que los no vegetarianos

Estudios anteriores han sugerido que los vegetarianos tienen un menor riesgo de enfermedad cardiovascular que los no vegetarianos, pero los datos de estudios grandes son limitados y se ha informado poco sobre la diferencia en el riesgo de accidente cerebrovascular.

Por lo tanto, un equipo de investigadores del Departamento de Salud de la Población de Nuffield, Universidad de Oxford, utilizó datos del estudio EPIC-Oxford para explorar los riesgos de enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular en los consumidores de carne, pescetarianos (aquellos que comen un poco de pescado pero no carne) y vegetarianos durante un período de 18 años.

El estudio, dirigido por la doctora Tammy Tong, incluyó información sobre 48.188 personas (edad promedio 45 años) que fueron reclutadas entre 1993 y 2001, y no tenían antecedentes de CHD o accidente cerebrovascular. Luego se agruparon en comedores de carne (24.428), pescetarianos (7.506) y vegetarianos, incluidos veganos (16.254).

Se registraron 2.820 casos de enfermedad cardiovascular y 1.072 casos de accidente cerebrovascular durante el período de estudio, incluidos 519 casos de accidente cerebrovascular isquémico (cuando un coágulo de sangre bloquea el flujo de sangre y oxígeno al cerebro) y 300 casos de accidente cerebrovascular hemorrágico.

Los vegetarianos y veganos tenían un riesgo 20 por ciento mayor de accidente cerebrovascular que los que comen carne

Después de tener en cuenta factores potencialmente influyentes, como el historial médico, el tabaquismo, el uso de suplementos dietéticos y la actividad física, los pescetarianos y los vegetarianos tenían un 13 por ciento y un 22 por ciento menos de riesgo de enfermedad coronaria que los consumidores de carne, respectivamente.

Esto equivale a 10 casos menos de enfermedad cardiovascular en vegetarianos que en los que comen carne por cada 1000 personas que consumen estas dietas durante 10 años. La diferencia puede deberse, al menos en parte, a un IMC más bajo y tasas más bajas de presión arterial alta, colesterol alto en sangre y diabetes vinculados a estas dietas, dicen los autores.

Por el contrario, los vegetarianos y veganos tenían un riesgo 20 por ciento mayor de accidente cerebrovascular que los que comen carne, lo que equivale a tres casos más de accidente cerebrovascular por cada 1000 personas durante 10 años, principalmente debido a una mayor tasa de accidente cerebrovascular hemorrágico.

Los vegetarianos y veganos en el estudio tenían colesterol circulante más bajo y niveles de varios nutrientes que los que comen carne (por ejemplo, vitamina B12), lo que podría explicar estos hallazgos, sugieren los autores.

Los investigadores advierten que se trata de un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa. Y los hallazgos pueden no ser aplicables porque se basaron principalmente en europeos blancos.

Las poblaciones en algunos países de ingresos bajos pueden beneficiarse al poder comer un poco más de estos alimentos para obtener los nutrientes adicionales necesarios para ayudar a combatir todas las formas de desnutrición

«Se necesitan estudios adicionales en otras cohortes a gran escala con una alta proporción de personas que no comen carne para confirmar la generalización de estos resultados y evaluar su relevancia para la práctica clínica y la salud pública», afirma Tammy Tong.

En un editorial , el profesor Mark Lawrence de la Universidad de Deakin (Australia), sugiere que el riesgo de accidente cerebrovascular del estudio debe considerarse con cautela. «Se basa en los resultados de un solo estudio y el aumento es modesto en relación con los consumidores de carne», escribe.

«La relevancia para los vegetarianos en todo el mundo también debe reconsiderarse», apunta. «Todos los participantes eran del Reino Unido, donde los patrones dietéticos y otros comportamientos de estilo de vida son muy diferentes de los que prevalecen en los países de bajos y medianos ingresos donde vive la mayoría de los vegetarianos del mundo».

Y concluye: «Cambiar hacia patrones dietéticos basados en plantas por razones de salud personal o planetaria no significa necesariamente convertirse en vegetariano. De hecho, las poblaciones en algunos países de ingresos bajos y medianos que consumen cantidades muy bajas de alimentos de origen animal pueden beneficiarse al poder comer un poco más de estos alimentos para obtener los nutrientes adicionales necesarios para ayudar a combatir todas las formas de desnutrición».