Desde enero se contabilizan ocho casos contra 14 registrados en igual período de 2018.

La cifra de femicidios disminuyó en Tucumán en lo que va del año. Según datos que maneja la Policía, entre enero y agosto registraron ocho hechos de estas características contra 14 ocurridos en el mismo período del año pasado. Ese número representa una caída del 43%, precisaron desde el Departamento de Operaciones Policiales-D3.

A nivel nacional, mientras tanto, las cifras alarman. El movimiento Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá) contabilizó 178 femicidios desde que empezó 2019: uno cada 32 horas.

El 45% de las víctimas de femicidios en Tucumán fueron atacadas en sus casas

La última víctima en Tucumán fue Dana Agostina Alascio, la joven de 16 años que fue asesinada con un disparo en la cara, el 23 de agosto en el barrio ATE. El principal sospechoso es su novio, quien fue detenido por los efectivos de la división de Homicidios de la Policía mientras caminaba por el barrio de Lomas de Tafí.

“La cantidad de denuncias que se reciben en las comisarías y en el Sistema de Emergencias del 911 contribuyeron a disminuir los casos de violencia de género. Cuando se recibe un llamado al 911 por una denuncia de violencia hacia una mujer, inmediatamente se acude a contener y ayudar a la víctima y a la detención del acusado. Con esta rápida respuesta de los agentes, los agresores saben que irán presos”, aseguró el subsecretario de Seguridad, José Ardiles.

El funcionario también destacó la articulación que existe con la Justicia. “En los casos de violencia de género, la Justicia aplica medidas más severas que ayudan a combatir los femicidios, como la restricción de acercamiento, custodia para las víctimas y pulseras electrónicas”, agregó Ardiles.

Y destacó, en ese sentido, que los presuntos responsables de los ocho casos registrados en los primeros ocho meses de este año se encuentran detenidos.

El Ministerio de Seguridad cuenta con el Centro de Atención y Orientación en Violencia Familiar, ubicado en Don Bosco 1.886, donde también funciona la Dirección General de Trata de Personas y Violencia de Género, dependiente de la Policía de Tucumán.

“Allí no tan solo se reciben las denuncias, sino que se contiene a las víctimas con un equipo de psicólogos y abogados. Además, se brindan capacitaciones sobre violencia de género a todos los efectivos de la fuerza provincial”, concluyó Ardiles.