La capacidad de las energías renovables en todo el mundo se cuadruplicó de 2009 a 2019 con una inversión global cercana a los 2.600 millones de dólares, informó la Organización de las Naciones Unidas, que destacó el liderazgo de la energía solar.

A principios de 2010 las energías renovables -sin contar las grandes hidroeléctricas- generaban sólo 4% de la capacidad energética mundial. Para fines de este año, se espera que solamente la energía solar y la eólica generen el 18% de la electricidad consumida en el planeta.

El informe “Tendencias Globales de Inversión en Energía Renovable 2019”, publicado por la ONU junto con la Escuela de Fráncfort y Bloomberg New Energy Finance, expone que la capacidad energética de las energías renovables -excluyendo las grandes centrales hidroeléctricas- pasó de 414 gigavatios al final de 2009 a 1.650 gigavatios que tendrá a fines de 2019.

La suba más notable fue la capacidad de la energía solar, que al principio de 2010 se situaba en 25 gigavatios y al acabar 2019 llegará a los 638, que es la electricidad suficiente, por ejemplo, para proveer a casi 8 de cada 10 hogares en los Estados Unidos.

“Pocos habrían soñado que al comienzo de 2010 la solar tendría más capacidad añadida en toda la década, 638 gigavatios, que cualquier otra -renovable, fósil o nuclear-. Sin embargo, la ‘ecologización’ del sistema energético aún tiene un largo camino por recorrer”, remarca el informe.

“Invertir en energía renovable es invertir en un futuro sostenible y rentable, como ha mostrado el increíble aumento de las renovables en la última década”, consideró la nueva directora ejecutiva de ONU Medioambiente, Inger Andersen, en un comunicado remitido hoy desde la sede central de esa agencia en Nairobi, Kenia.

La inversión global en renovables en 2018 llegó a los US$ 272.900 millones, que aunque supone 12% menos que en 2017, es tres veces la inversión global que se realiza en carbón y gas, indicó la agencia de noticias EFE. China sigue siendo el país que más invierte en energía solar (US$ 88.500 millones en 2018) -a pesar de que la inversión realizada el año pasado cayó 38 % respecto del anterior-, seguida del conjunto de Europa (US$ 59.900 millones) y Estados Unidos (US$ 42.800 millones).