La primera hipótesis habla de un femicidio y posterior suicidio, pero el Fiscal por ahora no está del todo convencido y ordenó realizar autopsia y dermotest en ambas personas.

Oreste Demartín y Antonia Zafón fueron encontrados por uno de sus hijos que al notar que demoraban mucho en volver fue al campo a buscarlos y los encontró en una vieja casa que estaba abandonada.

Ambos estaban tirados en un charco de sangre. Ella tenía dos balazos: uno en el brazo y el otro en el torax, y él solamente uno: en la cabeza.

Junto al cuerpo de Oreste estaba el arma por lo que la primera hipótesis es que se trató de un femicidio seguido de suicidio.

El Fiscal Juan Marichal, que está a cargo de la investigación, no está del todo convencido y pidió la realización de un estudio de dermotest y la autopsia en el cuerpo de ambos.