Lo realizan en la empresa Balear. Cuatro de ellos son parte del área de producción y aprenden los pormenores del oficio de panadero. Otros cinco jóvenes están a cargo de la atención al público en diferentes sedes. 

El intendente José Corral visitó este viernes la panadería Balear ubicada en Tucumán 3266, donde nueve jóvenes capacitados en las Escuelas de Trabajo realizan su entrenamiento. Cuatro de ellos son parte del área de producción y aprenden los pormenores del oficio de panadero. Otros cinco jóvenes están a cargo de la atención al público. Esta mañana se reunieron con el intendente cinco de los nueves jóvenes. En una pausa laboral conversaron con José Corral sobre la experiencia acumulada y las expectativas a futuro.

El mandatario valoró el trabajo realizado por las Escuelas de Trabajo durante estos años y afirmó: “Da mucho orgullo que Balear se haya sumado al programa porque brinda oportunidades a jóvenes de la ciudad de todos los barrios. En este caso son nada menos que nueve los que están haciendo su primera experiencia laboral, que les va a dar esa diferencia que se necesita a veces para conseguir un empleo”. El mandatario contó: “Nos comentaba el encargado que hay muchas posibilidades de que los tomen como personal permanente. Es porque estos entrenamientos laborales son una buena herramienta para nuestras Pymes, que no tienen un departamento de recursos humanos o de personal. Es un buen modo de selección verlos trabajar en ese período de entrenamiento”.

Descentralización

La posibilidad de contar con sedes de Escuelas de Trabajo en diversos barrios posibilita que se sumen a los entrenamientos laborales jóvenes de diferentes distritos: “Nos contaban que los chicos que hoy están acá se inscribieron en diferentes lugares: San Lorenzo, Barranquitas, la Oficina de Empleo y otro de los jóvenes se inscribió en la sede que funciona en el CIC de Facundo Zuviría, cada uno de ellos se fueron acercando y tuvieron este acceso a una posibilidad concreta de trabajo en un momento de dificultades como el que estamos viviendo. Por eso adquiere un valor más importante todavía”, indicó el intendente.

Maestro panadero

Las miles de facturas que salen diariamente de la casa central de la Balear, pasan por las manos de Maximiliano, uno de los jóvenes que lleva adelante el Entrenamiento Laboral. “Me desempeño en la tarea de elaboración, de los factureros. Es una experiencia única porque en mi casa hacía panificación, pero no lo que estoy haciendo acá. Para mí es un paso enorme para seguir aprendiendo y estoy agradecido a la empresa que nos ha tomado todos los chicos que venimos de las Escuelas de Trabajo”. A la hora de recomendar una elaboración, Maxi asegura que “todo es para recomendar, porque se hace de una manera sencilla. Toda la mercadería es buena, elaborada por nosotros, así que si bien lo que más me gustan son las cosas dulces, recomiendo todos los productos”. Otra de las cuestiones que valoró Maximiliano es el compañerismo: “Todos nos aceptaron muy bien así, que estamos muy agradecidos”.

Alicia, la encargada del local, comentó: “Los jóvenes vienen sin experiencia y aprenden cómo es nuestra metodología de trabajo. Después de que se cumple el tiempo de contrato la mayoría de las veces los tomamos como empleados efectivos y ese tiempo de aprendizaje les sirvió para saber cómo se trabaja y pasar a planta conociendo perfectamente su trabajo”.

“La planta se va renovando con gente joven. Al ser una firma de tantos años, hay empleados que se van jubilando o retirando y estos chicos vienen a ocupar esos puestos”, indicó Alicia y destacó que “para quienes trabajan en la parte de producción es una escuela bárbara porque es un oficio el que se les enseña. Y acá salen sabiendo a hacer pastas, pan, facturas, confitería, aprenden mucho y los maestros panaderos les enseñan todos los secretos como para que el día de mañana ellos también puedan ocupar esos lugares”.

En cifras

Desde comienzos de 2019 hasta agosto, en el Área de Intermediación Laboral del Programa Escuelas de Trabajo, se vincularon a empresas y comercios de la ciudad 251 jóvenes entre 18 a 24 años para el desarrollo de entrenamientos laborales (EPT) en distintas funciones: Auxiliar de Ventas, Manejo de Depósitos, Personal de Mantenimiento, Ayudante de Cocina, Operario de Producción, etc. Además 62 jóvenes lograron una inserción laboral definitiva (PIL) consiguiendo un empleo en blanco, con aportes jubilatorios y cobertura de seguridad social.

Desde el comienzo del programa Escuela de Trabajo en 2016, se han realizado 880 Entrenamientos Para el Trabajo (EPT) en empresas, comercios e industrias de la ciudad; mientras que 253 jóvenes participaron del Programa de Inserción Laboral (PIL).