Los choferes nucleados en UTA decidieron este viernes en asamblea mover los colectivos estacionados en el centro de Paraná como forma de protesta a los galpones. Fue luego de más de cuatro horas de estar estacionados en pleno microcentro, frente a la Municipalidad, como consecuencia del no giro de fondos por parte de la Municipalidad, lo que ocasionó un paro sorpresivo del transporte por tiempo indeterminado.

Según se supo, la decisión de trasladar las unidades tiene como objetivo descomprimir el ya de por sí alto malestar social por la falta de servicio nuevamente.

La medida de fuerza fue convocada en conjunto por la Unión Tranviarios Automotor -UTA- y las empresas que conforman Buses Paraná. En concreto, no recibieron los fondos necesarios.

De acuerdo a la información oficial, el contador del municipio no habilitó la transferencia de los 5 millones de pesos, debido a que el dinero ingresó sin especificaciones de destino. En otras palabras, el dinero no especificaba que fuera en concepto de subsidio al transporte.

El ATN fue enviado primeramente por el Gobierno nacional a la Provincia que, esta misma semana, giró al Municipio. Sin embargo, al no definir el destino concreto, no se terminó de transferir a las empresas. Estos fondos iban a ser utilizados para pagar lo adeudado a los trabajadores por los días descontados. El acuerdo era abonar el 50% de la deuda.

En este contexto, se rompió el acuerdo que se había firmado en la Secretaría de Trabajo de Entre Ríos, que iba a solucionar el conflicto. El paro es por tiempo indeterminado y recién podría solucionarse la semana que viene, cuando vuelvan a habilitar el sistema bancario.

Los choferes están llegando hasta el centro de la capital provincial con los colectivos para cortar el tránsito. Fueron convocados a través del sistema GPS con mensajes. Finalizaron recorridos en las cabeceras e interrumpieron el servicio.