Una mujer denunció que no están los restos de su madre, fallecida hace 18 años. Además, le ocuparon un nicho de reserva.


El nicho de una mujer que murió hace 18 años en Plaza Huincul fue profanado. Sus familiares están desesperados y exigen respuestas ya que, además, usurparon otro nicho que tenían en reserva desde el 2001.

“Hoy no sé dónde están los restos de mi madre. Fue el único nicho profanado y ocuparon el que tenía en reserva”, relató con angustia Alejandra, en comunicación con LU5. La mujer sospecha que el lugar fue vendido a otras personas y responsabilizó al director del cementerio.

“En un principio, el director me dijo que el mármol de mi mamá cayó por una vibración, y enseguida pusieron otro mármol que no tiene identificación. Pero ninguno del alrededor se cayó”, contó la vecina. “Después me decía que los restos de mi mamá no estaban ahí, que no le constaba que el lugar este pago. Y yo pago hace casi 20 años”, agregó.

Alejandra supone que el lugar de su madre fue vendido ya que, además, se encontró con que otro nicho que tenía en reserva estaba ocupado. “En el nicho de reserva pusieron alguien que falleció en 1993, y yo ese lugar lo compré en el 2001”, aseguró.

“Estoy esperando que me restituyan los lugares como corresponde. Quiero saber dónde están los restos de mi madre y que, además de los daños materiales, reparen los daños morales. Mi papá tiene 83 años y está muy compungido”, reclamó la mujer, quien realizó la correspondiente denuncia en la Policía. Además, dijo que intentó contactarse con la intendencia de Huincul pero que no obtuvo respuestas.