Después de que Donald Trump cancelara un reunión secreta prevista para este domingo, el presidente afgano responsabilizó al grupo terrorista del colapso en las negociaciones por llevar a cabo un ataque en Kabul días antes de la reunión.

El Gobierno de Afganistán acusó este domingo a los talibanes de frenar el proceso de paz con sus últimos ataques, horas después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, cancelase las conversaciones secretas con el grupo insurgente en EEUU en las que iba a participar el presidente afgano, Ashraf Ghani.

“El pueblo afgano y el Gobierno quieren una paz duradera y están comprometidos a esforzarse por la paz, pero consideran que la violencia de los talibanes y los ataques contra los afganos son el principal obstáculo de las conversaciones de paz en curso”, afirmó el palacio presidencial en un comunicado.

Estados Unidos y la formación insurgente han mantenido varias rondas de negociaciones en Catar y recientemente se dio a conocer un borrador de acuerdo que prevé la retirada de 5.000 soldados estadounidenses en 135 días.

El acuerdo podría abrir la puerta a negociaciones directas entre los talibanes y Kabul.

La oficina de Ghani llamó a los insurgentes a aceptar un alto el fuego y comenzar las conversaciones directas con el Gobierno.

“El Gobierno afgano aprecia los esfuerzos honestos por la paz de sus aliados y su compromiso a trabajar junto a Estados Unidos y otros aliados en el futuro para conseguir una paz duradera”, de acuerdo con el comunicado.

Los comentarios afganos llegan a penas unas horas después de que Trump anunciase la suspensión de un encuentro “secreto” con los talibanes y el Gobierno de Afganistán planeado para este domingo en EE.UU., en respuesta a un reciente atentado en Kabul reivindicado por los insurgentes en el que murieron 12 personas incluyendo a un soldado estadounidense.

Por su parte, el mandatario estadounidense lamentó que, “para intentar conseguir una falsa ventaja” en las negociaciones, los talibanes perpetraran un atentado el jueves. Se trataba del segundo ataque de los insurgentes en unos días en la capital afgana, a pesar del “acuerdo de principio” que el negociador estadounidense, Zalmay Khalilzad, afirmaba haber cerrado con ellos durante unas negociaciones en Doha y que había presentado al presidente afgano a principios de esta semana.

“¿Qué tipo de personas mata a tanta gente para lograr una aparente mejoría de su posición en las negociaciones? Han fracasado, ¡sólo han conseguido empeorar las cosas!”, tuiteó Trump.