La víctima tiene 37 años y quedó internada en el hospital Scaravelli en grave estado.
Un gendarme fue baleado en la madrugada del domingo en Tunuyán, mientras se dirigía a su trabajo. Tras el ataque, la víctima, de 37 años, quedó internada en el Hospital Scaravelli.

Alrededor de las 6.50 del domingo, cuando el sargento primero de la Gendarmería Nacional iba a tomar servicio, fue interceptado por dos sujetos, en la intersección de calles Río Diamante y Güemes, que le propinaron dos disparos: uno en la pierna derecha y otro en la mano del mismo lado. Tras la agresión, el funcionario fue llevado al centro asistencial de Tunuyán, donde lo asistieron.

Las actuaciones quedaron a cargo de la Unidad Fiscal Valle de Uco y personal de la Comisaría 15ª, que investiga los pormenores del hecho. Las hipótesis son un intento de robo o una venganza, pero para ello buscan recabar información que puedan aportar testigos circunstanciales del episodio y están rastrillando cámaras de seguridad en la zona.