Abdalá II ha nombrado a su hermana con un cargo en la embajada jordana de Londres con el propósito de apoyarla frente a su marido, el emir de Dubái.


El rey Abdalá II ha decidido proteger a su hermana, la princesa Haya, del emir de Dubái. Según Al Quds, un diario árabe con sede en Londres, el rey la ha nombrado jefa adjunta de la misión de la embajada jordana en Londres. Un nombramiento que, de aprobar el gobierno británico, brindará a la princesa Haya la inmunidad y protección necesaria para impedir su retorno a Dubái, de donde salió huyendo en junio con sus dos hijos.

La decisión del rey de Jordania, según el mismo diario, habría estado motivada por la denegación por parte de las autoridades británicas de la petición de asilo de la princesa. Para tomarla, Abdalá II habría tenido además que enfrentarse a su ministro de Exteriores, Ayman Safadi, contrario al nombramiento de Haya en la embajada por los problemas diplomáticos que podría ocasionar entre Jordania, Reino Unido y Emiratos Árabes.

Es el primer gesto de apoyo conocido del rey a su hermana. Aunque el pasado agosto otro de los hermanos de Haya de Jordania, el príncipe Alí, se fotografió con ella en Londres para mostrarle su apoyo tras el juicio por la custodio de sus hijos, las importantes relaciones comerciales que existen entre el país natal de la princesa y el de su todavía marido, parecían dificultar que el rey jordano, hermano de la princesa Haya por parte de padre, le mostrara públicamente su favor. Así parecía indicarlo también el hecho de que, solo tres días de la vista preliminar del juicio entre la princesa y el emir en Londres, el rey Abdalá II se reuniera en Emiratos Árabes Unidos con el príncipe de Abu Dhabi para “reafirmar las relaciones históricas y de amistad” que existen entre los dos países.

Por otro lado, muchos consideran que si la princesa huyó a Europa en lugar de buscar protección en la corte de su hermano fue precisamente con la intención de no comprometer las relaciones de Jordania con Emiratos Árabes, un país en el que, según publicaba en 2011 el diario jordano Jordan Times, residen y trabajan más de 250.000 jordanos.

La situación de Haya de Jordania, sin embargo, parece demasiado grave como para quedarse de brazos cruzados y no tomar partido: en el juicio que empezó el pasado julio en el Tribunal Superior de Londres, la princesa pidió contra el emir de Dubái una orden de protección por maltrato y que se proteja a uno de sus hijos –presumiblemente a su hija– para que no se le obligue a casarse como resultado de un matrimonio arreglado por él.