Tres socios y la Inspección General de Personas Jurídicas hicieron presentaciones judiciales por defraudación. La PDI fue simultáneamente al club, a cuatro viviendas y a una empresa.

En la mañana del miércoles, hubo un allanamiento en la sede social del club Unión, por la presunta comisión de delitos de defraudación.

El Ministerio Público Fiscal ordenó que se lleven a cabo seis allanamientos simultáneos en la ciudad de Santa Fe, uno de los cuales fue en el club rojiblanco. Los otros son en una empresa y en cuatro viviendas particulares. Se realizan en el marco de una investigación penal que encabezan las fiscales Mariela Jiménez y María Laura Urquiza.

Tres socios del Tate fueron los que realizaron la denuncia penal, según su versión, porque venían viendo una situación extraña con la utilización del dinero del club con otros objetivos. Además, la Inspección General de Personas Jurídicas hizo otra presentación.

A raíz de ello, las fiscales pidieron las debidas autorizaciones judiciales para ingresar al club. Estuvieron siempre acompañadas por el gerente de la institución que accedió a todos los pedidos realizados.