Una mujer y su hija fueron asaltadas el lunes a la noche y a la madrugada siguiente le tirotearon el portón de la vivienda. Además, le dejaron una nota pidiendo que se vayan del barrio. Para proteger a sus nietos de 4 y 10 años, la dueña de casa se trasladó a lo de una hermana.

 

Una vecina de barrio Tablada denunció que ella, su hija y sus dos nietos de 4 y 10 años fueron obligadas a irse de la casa que compartían luego de una balacera y varias amenazas registradas en los últimos días.

La pesadilla comenzó el lunes 2 de septiembre a la noche. Según contó María, la dueña de casa de 40 años, su hija de 27 fue asaltada por varios jóvenes que la golpearon y le robaron pertenencias de la casa ubicada en un pasaje recientemente urbanizado en la zona de Ayacucho entre Uriburu y Ameghino.

“Ingresaron varios chicos a la casa la sujetaron a mi hija, le robaron y amenazaron y le dijeron que se vaya de la casa porque corría riesgo”, describió la mujer.

Según relató María al periodista de Radio 2 Juan Diego Huerga, los hechos violentos no terminaron allí porque durante la madrugada del martes 3 “tirotearon el portón de la casa”. “Fueron entre 10 y 12 balazos”, dijo la mujer.

Además de eso, a la mañana siguiente dejaron una carta con una bala envuelta pidiendo que abandonen la vivienda “porque la familia corría peligro”.

María y su hija resolvieron hacer la denuncia y la Justicia les otorgó una custodia por 72 horas pero en realidad se trató de un patrullero que cada tanto pasaba por la casa. Por eso, para prevenir cualquier nuevo ataque y para proteger a los niños, resolvieron irse a casa de una familiar.

“Hace más de 40 años que vivo y nunca pasó algo así. Quieren que dejemos la vivienda”, manifestó la dueña de la casa aunque dijo desconocer quién está detrás de los ataques. Además, señaló que tras el episodio que vivieron se enteraron de dos casos similares ocurridos después en la misma zona.