Se conmemora en homenaje a una destacada edición del diario La Gaceta de Buenos Aires publicada en 1810.

El Día del bibliotecario se celebra en Argentina todos los 13 de septiembre, cuando se cumple un nuevo aniversario de una destacada edición del diario La Gaceta de Buenos Aires publicada el mismo día de 1810.

Según lo establecido por el Congreso de Bibliotecarios reunidos en Santiago del Estero en 1942, este homenaje a todos los bibliotecarios del país coincide con el artículo titulado Educación, escrito por Mariano Moreno, en el que se informaba sobre la creación de la Biblioteca Pública de Buenos Aires, hoy Biblioteca Nacional.

A su vez, en aquel documento se anunciaban también los nombramientos del Dr. Saturnino Segurola y Fray Cayetano Rodríguez, los primeros bibliotecarios oficiales de la nueva era de la Independencia de la República.

El oficio del bibliotecario se encuentra indisolublemente unido al origen del libro como producto cultural que contiene el registro gráfico del conocimiento y como medio de comunicación a largo plazo.

Qué hace un bibliotecario

El bibliotecario es un profesional de la información que desarrolla procedimientos para organizar la información, así como ayudar e instruir a otras personas en las maneras más eficientes para identificar y acceder a la información que necesiten, en cualquiera de sus formatos (artículo, libro, revista, disco compacto, vídeo grabación, archivo digital, etcétera).

Sin embargo, la tarea del bibliotecario se ha ido transformando con el tiempo y el avance de la tecnología.

La mayoría de ellos fue abandonando la custodia de colecciones de libros, para convertirse, poco a poco, en intermediarios entre los usuarios que requieren satisfacer alguna necesidad de información y las colecciones de información que les son confiadas.

Las tareas de los bibliotecarios son múltiples y variadas. Van desde la adquisición de nuevos materiales, su catalogación y clasificación, el desarrollo de las colecciones, el descarte de materiales obsoletos, la conducción de entrevistas de referencia, y la contratación de servicios a la suscripción a revistas impresas o electrónicas y la investigación, entre otras.

Los bibliotecarios trabajan en distintos ámbitos: bibliotecas públicas, bibliotecas de instituciones educativas (públicas o privadas como universidades o colegios), bibliotecas especiales (para ciegos, sordos, etc.), bibliotecas especializadas, por ejemplo en un Instituto de investigación o la biblioteca interna de una empresa, bibliotecas parlamentarias y las bibliotecas nacionales, encargadas de reunir y conservar toda la producción bibliográfica de un país y sobre él.

Estudiar para ser bibliotecario

El ciclo lectivo tiene tres años de duración, con asistencia diaria y obligatoria, y su objetivo principal es dar a conocer y preparar al futuro bibliotecario en las técnicas necesarias para coleccionar, organizar, administrar, comunicar y preservar la información registrada en diversos campos del conocimiento; formular políticas de información y asesorar en la creación de bibliotecas, centros de documentación, bases de datos y organización de archivos.

En clases teóricas y prácticas se abordan los diferentes aspectos disciplinares de la bibliotecología, tanto históricos como contemporáneos, que aseguran a los estudiantes una visión integral y competencias para desempeñarse profesionalmente en bibliotecas y otras unidades de información.