Después de que en 2013 se reconociera a José Daniel Baute Arellán como hijo legítimo de Carlos Baute, que había sido padre con apenas 15 años, el joven ha interpuesto varias demandas para recibir dinero del cantante, que hasta ahora no ha cedido.

Si en 2014 el joven le reclamaba 144.000 euros y en abril de este mismo año le pedía 20.000 euros a causa de la “humillación y decepción constante”, ahora Baute Arellán, que reside en Baeza, ha demandado a su progenitor para recibir una pensión mensual en concepto de “alimentos”.

La demanda
El joven de 30 años, reconocido como hijo de Carlos Baute desde 2013, le ha demandado para recibir una pensión de 1.400 para “alimentos”

Según la acusación del hijo del venezolano, “es deber de los progenitores ayudar económicamente a sus hijos, aunque lleguen a la mayoría de edad (…) en tanto no alcancen la posibilidad de proveer por sí mismos sus necesidades”, por lo que, a pesar de haber cumplido los 30 años, alega no tener “los medios económicos suficientes para subsistir de manera digna” y solicita que se fije una pensión de 1.400 euros mensuales.

La demanda, presentada por Fernando Osuna, el abogado de Baute Arellán, en los juzgados de Madrid apunta a que durante estos seis años en que el cantante ha sabido que el joven era hijo suyo, este “no ha atendido en ningún momento sus obligaciones y funciones como padre”.

El motivo
Según el abogado del joven, el cantante “no ha atendido en ningún momento sus obligaciones y funciones como padre”

Según este representante legal, con la situación actual del joven se produce un claro abuso de derecho:“el progenitor demandado (…) no ha querido atenderlo en ningún momento ni afectuosamente ni ha querido tampoco conocer y/o hacerse cargo de sus posibles necesidades vitales”.

Ahora, teniendo en cuenta que la madre de José Daniel Baute Arellán supuestamente “no cuenta suficientes ingresos” para asistir económicamente al joven, habrá que esperar para ver si los “elevados ingresos económicos” y la “situación laboral más que óptima” de Carlos Baute son motivos suficientes para hacerle pagar 1.400 euros mensuales a su hijo mayor, que está en edad de trabajar.