La Comuna de María Teresa cuenta con un intenso despliegue de políticas de Desarrollo Social con el fin de brindar posibilidades y mejores condiciones de vidas a los distintos sectores de la comunidad. Una de las decisiones más destacadas fue la creación de la Residencia de Adultos Mayores, que está festejando su primer aniversario. El espacio fue gestionado desde la Comuna local y construido con recursos aportados tanto por el Estado comunal, como por el provincial y nacional.

María Cristina Gómez, presidenta comunal de María Teresa destacó que esa idea se focalizó en la organización y funcionamiento de un espacio donde los adultos mayores fueran acompañados desde lo profesional, pero principalmente desde lo humano. “Articulando actividades con las distintas áreas del estado local y del resto de las instituciones del pueblo, para que el adulto mayor se sienta en su casa, creando un concepto de vivienda familiar y no de asilo”. Así es que los abuelos comparten momentos y actividades con visitas que son coordinadas desde la comuna local, para que los días sean todos especiales.

“La calidad de la construcción, el nivel del equipamiento y la calidad del recurso humano genera realmente asombro. No es común en pueblos del tamaño de María Teresa una institución de estas características”, plantea Gómez. Agregando “eso tiene que ver con el valor que uno le asigna a la dignidad del otro. A la felicidad y la paz del otro”.

El sitio donde se construyó la RAM no fue elegido al azar. La elección de ese sitio es fruto de la planificación de la política de desarrollo social, ya que en esa localización comparte terreno con el hospital SAMCO. Esto permite la interacción constante con el mismo y brindar la mayor seguridad cuando los adultos mayores tienen algún requerimiento vinculado a su salud. “Estamos tan cerca que hay un camino que va del hospital a la RAM, que hace que los médicos puedan venir en forma constante. Las enfermeras también. No hay muchas residencias que estén en el mismo predio, a metros, de un centro de salud de la calidad de nuestro hospital. Es como si tuviéramos un cuerpo destacado de médicos y enfermeras trabajando aquí. Eso es un orgullo. Y es el resultado de trabajar inter institucionalmente y de planificar con seriedad”.

La RAM cuenta con lugares accesibles, rampas, sanitarios especializados y muebles adecuados, lo que permite que los abuelos vivan en un espacio amigable, sin barreras arquitectónicas. “Esta residencia tiene espacios grandes, abiertos, donde pueden andar sin problemas con andadores, con sillas de ruedas. Es una construcción que no tiene puertas internas”, detalla la mandataria local.

A su vez, la RAM dispone de un espacio común para juegos, para esparcimientos, donde se dictan talleres recreativos y culturales.

Los espacios del edificio fueron diseñados pensando en “posibilitar la interacción con el mundo exterior”. Los residentes pueden articular ahí mismo con el resto de la sociedad, sin tener que movilizarse para las actividades culturales o para asistir al Hospital. Además, cuenta con un espacio especialmente preparado para recibir visitas. “

En cuanto a los servicios profesionales, la RAM está compuesta por un plantel de profesionales capacitados para las necesidades en salud y alimentación. “La idea es devolverles un poco de todo el amor que ellos han brindado”, definió Gómez.