La imputada tiene 20 años, sus iniciales son MJV, tenía una tobillera electrónica y estaba privada de su libertad domiciliariamente a raíz de que es madre de un bebé. Como incumplió en reiteradas oportunidades lo dispuesto judicialmente, el fiscal Martín Torres pidió la revisión de la medida cautelar. La jueza Sandra Valenti hizo lugar al planteo del funcionario del MPA.

Una joven de 20 años investigada como instigadora del homicidio de Carlos Manuel Espíndola cometido en mayo de este año en Alto Verde, continuará en prisión preventiva pero deberá hacerlo alojada en dependencias del Servicio Penitenciario. Así lo ordenó la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Sandra Valenti, quien revocó la prisión preventiva domiciliaria que venía cumpliendo la imputada e hizo lugar a un planteo formulado por el fiscal del MPA, Martín Torres, quien tiene a su cargo la investigación de los delitos atribuidos a la mujer.

En la misma audiencia, el fiscal del MPA le amplió la imputación a la joven investigada –cuyas iniciales son MJV– a quien le atribuyó nuevos hechos ilícitos por los cuales le endilgó la autoría de los delitos de evasión, incumplimiento de mandato judicial y daño.

Incumplimientos

“Los motivos por los cuales solicitamos una nueva audiencia para ampliar la imputación son los reiterados incumplimientos de la prisión preventiva domiciliaria que venía cumpliendo la mujer investigada. Además, dañó e inutilizó la tobillera electrónica que debía usar”, explicó el fiscal Torres.

“En cuatro oportunidades, la imputada se retiró de su lugar de residencia obligatoria en Alto Verde. De esta manera, se evadió e incumplió el mandato judicial de permanecer en su domicilio en cumplimiento de la medida de coerción personal que se le impuso el pasado 27 de junio”.

Homicidio

“El homicidio por el cual la mujer fue imputada como instigadora fue cometido por un hombre –cuyas iniciales son CG– minutos antes de las 4 de la madrugada del martes 7 de mayo”, recordó el fiscal. “La mujer determinó al hombre que es investigado como autor, quien actuó con conocimiento y voluntad de producir la muerte de Espíndola”, agregó.

En la audiencia, el fiscal relató los hechos y dijo que “la imputada y el hombre investigado fueron a la casa de la víctima –ubicada en la manzana número 3 de Alto Verde– a exigirle que les entregara dinero”. En tal sentido, agregó que “golpearon la ventana de su dormitorio, le pidieron que abriera la puerta, ingresaron por la fuerza al inmueble y comenzaron a amenazarlo. Le dijeron que si no les daba dinero, le pegarían un tiro”.

“La mujer, en tanto, instigaba al hombre que estaba con ella para que le disparara a Espíndola. Lo hacía porque no habían podido lograr su objetivo que era sustraerle dinero ilegítimamente a la víctima”, sostuvo Torres. “Así fue que el otro imputado empuñó un arma de fuego calibre 45, le disparó y lo impactó en el tórax”, precisó el fiscal.

Torres concluyó que “el hombre herido fue trasladado al hospital José María Cullen donde estuvo internado casi dos meses y, finalmente, murió el viernes 28 de junio”.

Calificación penal

El viernes 10 de mayo, Torres le atribuyó a MJV ser instigadora del delito de tentativa de homicidio doblemente agravado (por ser perpetrado mediante el uso de un arma de fuego y por ser criminis causae), en concurso real con la coautoría del delito de tentativa de robo calificado (por el empleo de arma de fuego)

En la misma audiencia, el fiscal del MPA imputó al hombre que es investigado como autor del homicidio de Espíndola. En ese momento, le atribuyó a CG la autoría del delito de tentativa de homicidio doblemente agravado (por ser perpetrado mediante el uso de un arma de fuego y por ser criminis causae), en concurso real con la coautoría del delito de tentativa de robo calificado (por el empleo de arma de fuego) También le imputó la autoría del delito de tenencia indebida de arma de fuego de guerra, a raíz de que cuando se hicieron allanamientos en su domicilio, se le encontraron dos armas de fabricación casera.

En la audiencia de medidas cautelares realizada dos días después, el fiscal Torres solicitó la prisión preventiva de ambas personas, medida cautelar que fue impuesta judicialmente. “La situación procesal del hombre investigado se mantiene hasta la actualidad. Es decir, está en prisión preventiva en dependencias del Servicio Penitenciario”, aclaró Torres. “En relación a la mujer, en esa audiencia del 12 de mayo se ordenó su prisión preventiva. Luego, la Defensa de la joven pidió una revisión de esa medida cautelar en función de que es madre de un bebé, y el 27 de junio se llevó a cabo otra audiencia en la que se le concedió la prisión preventiva domiciliaria y con tobillera electrónica. Ahora, a raíz de los reiterados incumplimientos, se revocó esa cautelar y se le impuso el cumplimiento en dependencias del Servicio Penitenciario”.

Finalmente, el fiscal Torres concluyó que “en la audiencia realizada esta semana, también modificamos la calificación penal atribuida inicialmente a las dos personas investigadas. En un primer momento, fueron imputados por la tentativa de homicidio de Espíndola. A raíz del fallecimiento de la víctima, ahora quedaron imputados por el homicidio consumado calificado, CG como autor y NJV como instigadora”.