El Sumo Pontífice lamentó que existan “insultos y descalificaciones” hacia los dirigentes y solicitó orar por ellos para que “puedan llevar de forma digna su vocación”.

El Papa Francisco pidió este lunes a los fieles católicos que recen por “los gobernantes y políticos” para que “puedan ponerse de acuerdo y sacar la patria adelante”, al tiempo que criticó los insultos a dirigentes aunque reconoció que “alguno se lo merece”.

Al retomar las misas matutinas en la capilla de Santa Marta tras el receso estival del hemisferio norte, el pontífice convocó en su homilía a rezar para que los gobernantes “puedan llevar de forma digna su vocación”.

También reflexionó que los dirigentes “reciben adulaciones de parte de sus favoritos o insultos”. “Hay políticos y sacerdotes que son insultados, alguno se lo merece, pero es como un hábito”, lamentó y criticó que exista “un rosario de insultos, de malas palabras, de descalificaciones”.

“Quien tiene el gobierno, tiene la responsabilidad de conducir el país, ¿y nosotros lo dejamos solo, sin pedir que Dios lo bendiga?”, preguntó. En ese sentido, pidió rezar por “cada gobernante” para que “puedan llevar una vida calma, tranquila, digna en su gente” y “puedan ponerse de acuerdo y llevar adelante la patria”.

“Quien tiene el gobierno, tiene la responsabilidad de conducir el país, ¿y nosotros lo dejamos solo, sin pedir que Dios lo bendiga?”, reflexionó el Papa Francisco.

Y añadió: “Creo que debemos convertirnos y rezar por los políticos de todos los colores, todos. Y también los gobernantes deben rezar por su pueblo. Ellos son responsables de la vida de un país. Es bello pensar que el pueblo reza por ellos”.