“Ella vivía trabajando por sus hijas y por su abuela de 98 años” dijo esta mañana  Nilda, jefa de Cecilia. 
Esta mañana, Nilda jefa de enfermeras, del Hospital “Dr. José María Cullen”, lugar donde trabajaba María Cecilia Burgadt, dijo que el hecho en torno a su muerte fue algo “inesperado” y que aún hoy “no podemos creer lo que le pasó”. Recordó que el viernes se retiró una hora antes para hacer una trámite y que luego entraba de licencia.

“Antes de irse me decía que era feliz porque salía con una persona, que era muy buena. Estaba contenta y muy feliz. Ella iba a adquirir un auto, pero a mi no me dijo que tenia dinero”, indicó Nilda.

Agregó que María Cecilia “era una persona muy alegre, muy activa. Siempre al servicio de las personas que lo necesitaban. Ella de desvivía por la gente, estaba en todos lados. Ella vivía trabajando por sus hijas y por su abuela de 98 años. Ella nos daba alegría, ganas de vivir y era muy luchadora”.

Por último, Nilda dijo que estuvo hablando con la hija de Cecilia y que le comentó que “el que está detenido era un amigo de ella, por una cuestión de negocios. Y que fue una traición”.

Por su parte, Adrián Retamar, delegado de ATE Santa Fe, en el hospital Cullen sostuvo que “no salimos del asombro por el femicidio de Cecilia Burgadt, vamos a realizar un minuto de silencio posterior a una misa que se celebrará en la capilla del hospital”.

Cabe destacar que las manifestaciones en repudio del femicidio de la enfermera será en el hospital Cullen y en todas las reparticiones públicas de la ciudad.

Cerca del mediodía se realizó una ceremonia religiosa y posteriormente, personal del hospital hicieron un minuto de silencio y un aplauso en recuerdo a María Cecilia. El Director del Hospital Juan Pablo Poletti, sostuvo que “es un día muy triste y estamos consternados desde el viernes cuando nos enteramos de esto. Por eso es que hicimos este homenaje a nuestra compañera de trabajo, que era muy querida”.