Bomberos Voluntarios de Oliveros fueron convocados este domingo a una particular tarea. Una nena de la localidad tenía un anillo muy apretado y con suma paciencia y cuidado, lograron retirarlo.

En horas de la mañana, Lara, de 10 años, se colocó un anillo en su dedo anular de la mano derecha. Por la tarde, visitó a una amiga y al regresar a la casa, le dijo a su mamá que le dolía el dedo y había comenzado a ponerse morado.

Eran cerca de las 18 horas cuando su madre intentó quitárselo con agua y jabón pero no pudo y se dirigieron al Centro de Salud. El médico de turno probó con una pequeña sierra pero tampoco lo logró.

Ante la desesperación, Mari, la mamá, se dirigió al cuartel de Bomberos a pedir ayuda. “Ya tenía el dedo inflamado y morado. Yo estaba asustada al ver cómo tenía el dedo”, contó en diálogo con Info Más.

Sin embargo, los héroes sin capa nuevamente entraron en acción y lograron sacar el anillo tras cortarlo con una moladora. “Anoche lo tenía inflamado pero ya está mejor. Estoy muy agradecida a los bomberos que hicieron un excelente trabajo, han cuidado muy bien la mano de mi hija, gracias a ellos fue todo bien”, concluyó la mujer ante un final feliz.