Triste por la muerte de su hermano, y con algunas molestias físicas, la diva volvió a la carga con el reclamo para que cambien la grilla del domingo. “Tienen que arreglar el horario”, sostiene.

Mirtha Legrand necesita cuidarse, y ya se lo hizo saber a las autoridades de El Trece: pidió que acorten media hora de los almuerzos de los domingos para finalizar a las 15.30 y no tener tres horas consecutivas de aire. Esta negociación ya se había dado en junio, luego de que la diva fuese operada. Pero cuando parecía que estaba todo encaminado para cumplir el deseo de La Chiqui, pensaron otra estrategia agregando un show musical.

Sin embargo, en las últimas horas la conductora alzó nuevamente su voz con el reclamo. “Tienen que arreglar el horario. No hay en la televisión argentina un programa de tres horas conducido por una sola persona sin panelistas. A mí me encanta hacer televisión, pero tres horas se hace demasiado extenso”, aseguró en Teleshow.

El pedido de la diva se hizo más fuerte tras la muerte de su hermano, José Martínez Suárez. Este fin de semana, al aire, expresó su angustia y malestar físico. “Estoy un poco así, porque me duele la garganta. No me duele la garganta, estoy afónica. Desde que murió mi hermano me afectó muchísimo. Nos afectó a mi hermana y a mí muchísimo. Hemos vivido muchos años juntos. Un amor fraterno, maravilloso”, contó en su programa.

“En el estudio hay mucho aire acondicionado y yo tengo programas muy largos. Eso debe influir también. Hoy estoy mucho mejor, pero descanso de las visitas”, aseguró este lunes 16.

Vale recordar que este año Legrand logró cambiar el horario de La Noche de Mirtha, pasando de las 22 a las 20. De esta manera, el rédito fue doble: dejó de competir con Andy Kusnetzoff, y podía acostarse más temprano pensando en que los domingos a las 13 debe conducir Almorzando con Mirtha Legrand.

“Me alegra porque me va a permitir descansar un poco más. Yo volvía a casa a la 1, llegaba con hambre porque en el programa no comía, Elvira me preparaba algo para comer, me ponía a estudiar el programa del domingo, apagaba la luz a las 4 de la mañana, y me despertaba a las 8. Me resultaba muy trabajoso, muy cansador. Así que cuando Nacho me propuso el cambio de horario y me dijo que el canal estaba de acuerdo, dije: ‘Ay, sí, me gusta el horario de las 20′”, expresó a principios de año.