Este miércoles, minutos después de las 10.30, los familiares, amigos y allegados de Julio Cabal lo despidieron en medio de un profundo dolor.

Este miércoles velaron a Julio Cabal, el joven de 29 años asesinado el martes en la fiambrería “Almacén del Norte”, ubicada en calle Urquiza y Salta. Minutos después de las 10.30 retiraron el cajón de la sala Sentir en Suipacha 2488 y trasladaron los restos de Julio al Cementerio Municipal. La multitud que fue a despedir a Julio acompañó a la familia hasta el último momento cuando depositaron el féretro en el panteón de la familia Cabal.

La ceremonia estuvo colmada de jóvenes amigos de Julio que fueron a despedirlo desde diferentes partes del país. Estuvieron presentes también las autoridades del Hospital José María Cullen y los compañeros de la mamá que trabajaba en el hospital. La comunidad del Club de Rugby Ateneo Inmaculada (CRAI) también estuvo presente en la despedida a Julio.

Además, a las 19 se organizó una concentración en la puerta del local donde el joven fue asesinado para pedir justicia por la muerte de Julio. Por redes sociales se realizó una campaña para que los comerciantes cierren sus locales a esa hora y se dirijan a la fiambrería para brindar apoyo a la familia.

El comerciante recibió dos disparos en el tórax el martes a las 13.30 en un asalto en la fiambrería que pertenece a la familia de Julio, ubicada a una cuadra de la Municipalidad y frente al Colegio Nacional. El joven falleció a la siesta tras agonizar durante una hora y media y sufrir un paro cardiorrespiratorio en el Hospital José María Cullen.

La campaña de los kiosqueros y almaceneros contra la inseguridad

Por el violento suceso, la Cámara de Kiosqueros y Almaceneros de Santa Fe y la Unión de Kiosqueros de la República Argentina solicitaron el inmediato esclarecimiento del homicidio. “Los kiosqueros y almaceneros de todo el país y de nuestra ciudad vemos como cada día a día la inseguridad nos acosa, somos a diario víctimas de la delincuencia y la violencia”, sostuvo el comunicado.

“Queremos que éstas situaciones se solucionen porque vivimos con miedo por nuestras familias y empleados. Nos solidarizamos con la familia de Julio Cabal, otra víctima de la inseguridad que constantemente nos acecha, ¡basta!”, concluyó.