Comerciantes y vecinos se dieron cita frente a la fiambrería de la familia Cabal para exigir justicia por el crimen de Julio.

La palabra de los padres de Julio Cabal no se podía escuchar entre los aplausos y los gritos de apoyo de los cientos de santafesinos que acudieron a la convocatoria para pedir justicia por el crimen del joven y más seguridad para todos en general. Sin embargo, se pudo escuchar a la madre de la víctima asegurar que “Julio no creía en la mano dura, pero sí quería una justicia de verdad”. Conmovido, el padre del comerciante fallecido el martes durante un intento de robo no pudo articular palabras.

En tanto, el Gobierno provincial anunció una recompensa de un millón de pesos para quien pueda aportar datos certeros y esclarecedores que ayuden a condenar a los responsables del homicidio.