El Tatengue y el Canalla no pudieron romper el cero en el Estadio 15 de Abril, la falta de profundidad de ambos conjuntos se expresó dentro del campo de juego.

Unión y Rosario Central buscaban reencontrarse con la victoria, pero ninguno de los dos conjuntos pudo romper el cero en el Estadio 15 de Abril y ambos conjuntos acumulan cinco partidos sin ganar a pesar de que las realidades son diferentes. El Tatengue cortó una racha de cuatro derrotas consecutivas.

El partido tuvo un arranque frenético y de ida y vuelta, que estuvo marcado por los momentos. El local pareció acomodarse primero y en la cabeza de Walter Bou tuvo la gran chance de abrir el marcador, pero el remate se fue desviado por arriba del travesaño.

Justamente cuando parecía que los dirigidos por Leonardo Madelón podían incomodar definitivamente al Canalla llegó la reacción. Un cabezazo de Riaño, que se fue pegado al palo izquierdo del arco defendido por Marcos Peano, y un remate desde afuera del área de Fabián Rinaudo, que desvió Yeimar Gómez Andrada fueron las más claras de la primer parte.

El complemento continuó con la tendencia de los primeros 45 minutos, pero con el Tatengue ejerciendo la presión sobre su rival. La falta de profundidad y de generación de juego de ambos equipos quedó estampada sobre el campo de juego. Lluvia de centros, falta de gol.

La clave del cero a cero que quedó grabado en el marcador del Estadio 15 de Abril estuvo en la falta de definición de ambos equipos, que para enderezar sus caminos en la Superliga deberán aumentar su cuota goleadora.