Así lo indicó el intendente José Corral al referirse a las actividades organizadas por el Día Mundial Sin Auto, que se celebra cada 22 de septiembre. En el marco de Calle Recreativa, la Costanera Oeste y el Puente Colgante se cerraron al tránsito vehicular para que cientos de vecinos disfruten de ese espacio en bicicleta o caminando. La propuesta se integra en el Plan de Movilidad, que hoy cuenta con unos 35 kilómetros de ciclovías y bicisendas y 234 bicicleteros para estacionar, en toda la ciudad.

En el entorno natural que brinda la laguna Setúbal, con el Puente Colgante y la Costanera Oeste como espacios peatonales, la ciudad celebró el Día Mundial sin auto. Niños, jóvenes y adultos; en bicicleta, roller o caminando; todos se sumaron este domingo 22, a la propuesta impulsada por el Gobierno de la Ciudad, en el marco de Calle Recreativa.

Desde las 8 y hasta las 14, la avenida Costanera Oeste, desde el Faro y hasta el Puente Colgante inclusive, estuvieron cortados al paso vehicular para disfrutar de todo el tradicional paseo sin auto. Estacionamientos de bicicletas móviles, bicicletas del Subite a la Bici y juegos de la Secretaría de Deportes como arcos pequeños y pelotas, y ajedrez gigante, fueron parte de la propuesta de esta actividad, a la que se sumaron los colectivos Santa Fe en Bici; Bici-activa; CicloCiudad; Puro Ciclismo; Pibas en Bici y el Club de la Bici.

“Estamos muy contentos por la participación de tantos vecinos que se suman y disfrutan del día sin auto. Sin dudas, es parte del trabajo que hemos realizado durante todos estos años para que Santa Fe sea una ciudad sustentable y amigable con el medio ambiente, una ciudad con más peatones, más bicis y más transporte público, dejando así un poco el auto para la menor cantidad de viajes”, destacó el intendente José Corral.

Crecimiento

En el marco del Plan de Movilidad, y con el objetivo de fomentar el uso de la bicicleta como modo alternativo, eficiente, saludable de movilidad, el Municipio llevó adelante un intenso de trabajo de mantenimiento y ampliación de la red de ciclovías y bicisendas. “En estos años hemos avanzado mucho en la infraestructura para poder movernos en la ciudad en bicicleta. Hoy contamos con una red que llega casi a los 35 kilómetros de extensión, pero además, hay que sumar más de 200 estacionamientos para bicicletas y el programa Subite a la Bici”, destacó José Corral.

Este crecimiento de la infraestructura fue a su vez acompañado por una mayor utilización de toda la red. “Realmente, nos pone muy contentos como los santafesinos, en estos años hemos ido cambiando la manera de movernos en la ciudad. Se trata de un cambio cultural, que implica, no solo dejar el auto, sino también acostumbrarnos a respetar al peatón, dejarlo cruzar en la esquina, prestar atención en las ciclovías. Como ejemplo, desde que habilitamos las ciclovías de Alem y de 27 de Febrero, llegamos a medir picos de 100 bicis por hora entre las 19 y 20 hs. Es un dato demostrativo de ese cambio”, sostuvo.
Y en ese marco, José Corral valoró la labor de las organizaciones “que nos ayudan mucho en todo esto, porque no es solo una tarea del gobierno, sino que es un trabajo en equipo. Es una tarea de toda la ciudad. Por lo tanto, el gran conjunto de organizaciones, conformado mayormente por jóvenes, se interesan por una ciudad mejor y por una ciudad más saludable, nos acompañan para generar esta conciencia tan necesaria”.

Vinculación

Buscando siempre mejorar la conexión de puntos neurálgicos, se construyeron en los últimos cuatro años 11 kilómetros de recorrido. En la zona Norte, se hizo un trayecto de 4.390 metros en avenida Blas Parera, desde Estado de Israel hasta Teniente Loza, como parte de la obra del Metrofé. Asimismo, otros 2.435 m sobre avenida Peñaloza desde Gorriti hasta Quiroga; y 1.570 m en Bulevar French, entre General Paz y Aristóbulo del Valle.

Para unir la zona de Ciudad Universitaria, con las Costaneras y el microcentro, se construyó la ciclovía de Vélez Sarsfield, desde Bv Gálvez hasta Av. Alem -410 m- que permitió vincular con el sendero existente que va hacia el Norte hasta el Prado Español, y con la bicisenda sobre calle Ituzaingó, que a su vez se vincula con la de calle Candioti. Asimismo, el sendero que va por debajo del distribuidor Oroño, que une con la bicisenda de la Costanera Oeste, el Puente Colgante y a su vez con Costanera Este y Ciudad Universitaria.

También, en este sector, se construyeron en la zona el puerto los 1.750 m de la ciclovía de Alem, que une desde Vélez Sarsfield hasta calle Belgrano; y que se vincula con otro tramo de 510 m sobre 27 de Febrero, desde Belgrano a Lisandro de la Torre. Esto permitió conectar, además, con la zona del Puerto y el microcentro. A estos trayectos, se suma la ciclovía de avenida Freyre, ya habilitada en un tramo, y que una vez finalizada sumará otros 2.100 m de recorrido entre Gral. López y Bulevar Pellegrini.

Mantenimiento

Además de trabajar en la ampliación, también se realizaron tareas de mantenimiento de los corredores existentes. En este sentido se trabajó en las ciclovías: Vélez Sarsfield entre Bv. Gálvez y Gral. Paz, Pedro Vittori entre Castellanos y Salvador del Carril, y la que une desde Facundo Zuviría y E. Zeballos con Salvador del Carril en el Parque Federal; y también en las bicisendas de Ituzaingó y Marcial Candioti. A lo largo de los más de 9.000 m que recorren estos trayectos se repararon 670 m2 se superficie con bacheo de hormigón y concreto asfáltico, y se ejecutaron tareas de señalización horizontal con la demarcación de los carriles y la señalización vertical con cartelería informativa.

Además, como parte de las tareas de mantenimiento se concretó el pintado horizontal de 58 cruces de calle en toda la extensión de la red de ciclovías y bicisendas, y se instalaron semáforos de cruces de bicicletas en Bv. Gálvez y Vélez Sarsfield; ciclovía de Pedro Vittori y Salvador del Carril y en Av. Alem y Av. 27 de Febrero.

Bicicleteros

Otro de los puntos, está vinculado con la instalación en toda la ciudad de 234 estacionamientos para bicicletas. Ubicados en puntos estratégicos, como plazas, parques, escuelas e instituciones, fueron diseñados de manera conjunta con las distintas asociaciones y colectivos de ciclistas. Esto permitió desarrollar un dispositivo, que por sus características óptimas de amarre brinda más seguridad, sujetando el cuadro/marco y una o ambas ruedas de la bicicleta, y a su vez, hacerlo de manera rápida, eficaz y sin mayor esfuerzo físico.

El programa Subite a la Bici es otra de las iniciativas del Municipio que forma parte del Plan de Movilidad. Con una cantidad de más de 30.000 usuarios desde su inicio en setiembre de 2010; durante el año 2017 se registraron 2.985 préstamos, índice que en 2018 se elevó a 3.185. El sistema, hoy cuenta seis estaciones y con 86 bicicletas, y además, cuatro bicicletas adaptadas, dos dobles, una handbike y un triciclo que fue donada por la EET “Gral. Manuel Belgrano”.