Rosario: con el descongelamiento que aplicó el gobierno nacional las naftas subieron 4 por ciento, el gasoil 6 por ciento y el biodiésel 8 por ciento.

 

El transporte urbano de pasajeros sufre un nuevo embate en sus costos. Esta vez, al pedido de paritarias y a la caída de pasajeros hay que agregarle un nuevo incremento en los combustibles. En el caso de la nafta fue del 4 por ciento, el gasoil subió un 6 por ciento y se viene una nueva alza del biodiésel de otro 8 por ciento.

Para octubre comenzará el pedido de reapertura de paritarias del gremio de los choferes (UTA) que según estimaciones será de un 20 por ciento. En este escenario, el Ente de la Movilidad deberá reactualizar los costos operativos del sistema.

“La situación no es fácil, la intendenta Mónica Fein reclamó fondos adicionales como se ha girado a Capital Federal y gran Buenos Aires. Esta es la historia del país y el poder porteño. Queremos igualdad de condiciones e igualdad de trato”, indicó el titular del Ente de la Movilidad, Carlos Comi.

Con la suba del boleto prevista para este domingo, las variables que componen el sistema siguen modificándose hacia arriba. La tarifa para viaje en colectivo será a partir del domingo de 32,50 pesos; el cuarto aumento del año con un 40 por ciento de suba en sus valores.

Pero ahora habrá que contemplar cómo impactan negativamente el 4 al 6 por ciento debido al descongelamiento en el precio de los combustibles, que en lo que va del año ya aumentaron entre un 20 al 24 por ciento.

El gasoil tenía un precio de lista de 41,8 pesos y aumentó un 6 por ciento. Así, en los listados mayoristas el litro de diesel 500 pasó a 47,42 pesos y el Euro a 51,86 pesos (este combustible se usa para la carga de los colectivos más modernos). Y con la liberación en el precio del biodiésel, autorizado por el gobierno nacional, hubo otro salto de 30 a 40 pesos por litro y se espera un nuevo aumento para la semana que viene (cabe recordar que la casi totalidad de la flota entre los prototipos de propulsión B25 y B100).

A este nuevo incremento se le suma la baja en los ingresos de recaudación por boletos vendidos y la pauta salarial que se cumplió el viernes pasado con un 15 por ciento de suba, más el pedido de reapertura de paritarias que UTA solicitará a partir del mes que viene. Las primeras estimaciones refieren a una pretensión de aumento salarial en el orden del 20 por ciento.

En las dos empresas concesionarias privadas (la mendocina El Cacique y la rosarina Rosario Bus) junto a la estatal Movi los listados de insumos cambian casi a diario y se complejizan las variables financieras.

Algunas fuentes ligadas al sector afirman que se está trabajando para sostener la operatividad del sistema y que en algunas líneas interurbanas se trabaja por debajo de la rentabilidad. “El objetivo es llegar a marzo y ver con qué escenario nos encontramos”, afirman. Uno de los puntos en la negociación será cómo encarar las tratativas con UTA Rosario, que siempre mantiene una negociación diferencial que la UTA nacional.

“Los trabajadores tienen su derecho a reclamar un aumento de salario, veremos cuál es el punto de acuerdo”

Cabe recordar que en su edición del sábado La Capital dialogó con el titular del gremio, Roberto Fernández, quien adelantó su idea de ir por más paritaria y totalizar una suba interanual (abril contra abril) del 55 por ciento.

“La situación no es fácil, la ciudad viene haciendo todo tipo de esfuerzos para sostener la frecuencia y la tarifa y seguir adelante con la transformación, pero ha sido un año difícil”, dijo Comi. En relación a la paritaria de UTA dijo que “los trabajadores tienen su derecho a reclamar un aumento de salario, veremos cuál es el punto de acuerdo al que podemos arribar”.

El funcionario recordó que el gobierno nacional desactivó un paro nocturno en el Area Metropolitana de Buenos Aires (Amba) con la entrega de unos 600 millones en nuevos subsidios y destacó como contrapartida que “la única ciudad en el país que hizo un cambio en el sistema de transporte en estos años desastrosos, fue Rosario”.

Por último, Comi admitió que los estudios de costos actualizados dan un valor real por encima de los 32,50 pesos de tarifa que regirán a partir del domingo y señaló que “se buscarán los recursos y las alternativas para hacer frente a esa diferencia”.leto