Francia: una planta química con material potencialmente peligroso era pasto de las llamas este jueves en la ciudad de Rouen, en el noroeste de Francia, y las autoridades han pedido a los habitantes que permanezcan en sus casas. Más de 150 bomberos se encuentran en el lugar.

 

Un espectacular incendio se desató en Rouen (noreste) en la madrugada del jueves en una fábrica de aditivos de lubricantes que presenta un índice de peligrosidad alto. Las llamas no causaron víctimas de momento pero la prefectura tomó importantes medidas para proteger a los habitantes.

El incendio ha provocado “un riesgo de contaminación del río Sena”, según las autoridades locales.

“Seguimos luchando contra el fuego con un riesgo de contaminación del (río) Sena, debido al desbordamiento de los depósitos de retención”, dijo el delegado del gobierno francés en la región de Normandía, Pierre André Durand. El Sena atraviesa París y desemboca en el estuario de Le Havre, en el Canal de la Mancha.

Una columna de humo negro, ligada a la presencia de “hidrocarburos”, es “causa necesariamente ansiedad “, pero los “primeros análisis no revelaron ninguna toxicidad aguda en las principales moléculas que estamos vigilando, lo que es bastante tranquilizador”, declaró el Prefecto de Normandía Pierre-André Durand.

Los residentes escucharon ruidos de explosiones en la noche, pero eran barriles de petróleo que explotaron, según la prefectura.

Se ha creado una célula de crisis en la prefectura, que ha activado sirenas de alarma en varios municipios de Seine-Maritime para avisar a los residentes.

“En este caso, es esencial informar directamente a la población (…) para evitar el pánico”, explicó el Ministro del Interior, Christophe Castaner, según el cual “no hay pruebas que sugieran que exista un riesgo asociado al humo”.

Un perímetro de 500 metros alrededor del sitio ha sido evacuado, y los pocos habitantes de esta zona industrial están invitados a quedarse en casa, según el prefecto.

“El fuego no está contenido. El sistema está creciendo en fuerza. Se movilizaron 200 hombres y más de 60 vehículos. Espero refuerzos de otras partes del país”, dijo un jefe de bomberos a eso de las 7:30 de la mañana (hora de París).

El prefecto mencionó un incendio “técnicamente complejo”.

Varios establecimientos abiertos al público están cerrados, como escuelas (escuelas, colegios, liceos) y guarderías en Rouen y otros once municipios vecinos, dijo la prefectura.

Creada en 1954 a orillas del Sena, en la margen izquierda, esta fábrica fue clasificada como “Seveso” por los riesgos que conlleva.

La planta de Rouen pertenece al grupo químico estadounidense Lubrizol Corporation, a su vez propiedad de Berkshire Hathaway, el holding del multimillonario y famoso inversor estadounidense Warren Buffett.