En junio de 2017, Fernando Godoy asesinó de un disparo en el torax a su compañera Tamara Merlo, de 18 años, cuando regresaban de un cumpleaños. En un primer momento denunció que los habían atacado unos encapuchados.

La Justicia condenó hoy a un joven de 22 años a la pena de prisión perpetua por el crimen de su pareja, de 18, ocurrido al regresar de una fiesta de cumpleaños en 2017 en la ciudad de Villa Gobernador Gálvez.

Esta mañana, en la sala 10 de la oficina de Gestión Judicial de Centro de Justicia Penal Rosario, el tribunal integrado por las juezas de 1ª Instancia Patricia Bilotta, Mónica Lamperti y Maria Trinidad Chiabrera, condenó a Fernando Godoy a la pena de prisión perpetua por el delito de homicidio calificado por la relación de convivencia y la relación de pareja preexistente agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con portación ilegitima de arma de fuego de uso civil.

El hecho por el que el fiscal Luis Schiappa Pietra acusó a Godoy ocurrió el 10 de junio de 2017 aproximadamente a las 23 en la zona de Alvear al 3200, de Villa Gobernador Gálvez, cuando el joven le realizó un disparo a Tamara Merlo de 18 años, con quien convivía. El balazo impactó en la el tórax de la joven, quien fue trasladada de urgencia al Hospital Gamen de la vecina ciudad, donde llegó sin vida.

“Hubo maniobras para ocultar lo ocurrido. El arma fue arrojada a un cañaveral”.

La joven había concurrido con su pequeño hijo a un cumpleaños en un salón frente al club Talleres. A las 21 Fernando la fue a buscar, volvieron a su casa de Alvear al 3200, a 12 cuadras, y minutos después retumbó el disparo.

Según publicó La Capital, el joven salió desesperado a pedir ayuda. El padre de Godoy llevó a Tamara al Hospital Gamen, pero llegó sin vida. Esa noche Fernando contó a la policía y la familia de Tamara que unos encapuchados los habían seguido desde el cumpleaños y les tiraron al llegar a la casa. Luego modificó su versión y dijo que el arma se había disparado sola.

“Hubo maniobras para ocultar lo ocurrido. El arma fue arrojada a un cañaveral”, acusó el fiscal Luis Schiappa Pietra al pedir perpetua por homicidio calificado por el vínculo y la portación del revólver Italo Gra 22 corto gris plomo luego hallado por la policía al rastrillar cerca de la casa. Para el fiscal, que no aludió a violencia previas en la relación ni encuadró el crimen como un femicidio, se probará que el disparo fue intencional.