Tras la repercusión que generaron las fotos que Nahir Galarza publicó en su Facebook desde la la cárcel, las autoridades del Servicio Penitenciario tomaron una serie de medidas que generaron malestar entre otras presas del pabellón. “Cuando salga, cobra”, dijeron las internas que se vieron perjudicada por las sanciones.


Pocas horas después de que Galarza publicara imágenes de ella junto a su compañera Yanina Lescano, imputada por la muerte de su hijastra de dos años, efectivos realizaron un requisa en la que secuestraron celulares y mandaron a las dos internas a aislamiento.

En el procedimiento, los policías incautaron celulares de otras presas e incluso les sacaron beneficiones tales como mirar la televisión. Debido a estas medidas, detenidas que fueron perjudicadas por dichas sanciones, manifestaron en diálogo con Elonce.com: “Nahir está agitando. Cuando salga, cobra”.

Además, aprovecharon para cuestionar que se le haya permitido a Nahir recibir la visita de sus padres el miércoles, a pesar de estar castigada por las publicaciones que realizó.

Galarza, condenada a prisión perpetua por matar a balazos a su novio Fernando Pastorizzo, en 2017 en la ciudad de Gualeguaychú, fue sancionada por el Servicio Penitenciario de Entre Ríos luego de que publicara en las redes sociales fotos que se sacó con un teléfono celular desde la prisión donde cumple su pena, informaron hoy fuentes de esa institución.

El director del Servicio Penitenciario de Entre Ríos, Marcelo Sánchez, detalló a la prensa que Galarza fue separada del resto de las internas y alojada sola en una celda de la Unidad Penal 6 Concepción Arenal, de Paraná, al tiempo que se le secuestró el teléfono empleado y se le inició un expediente disciplinario.

En total, Nahir subió seis fotografías a su perfi. de Facebook y en cuatro de ellas se la ve junto a Yanina Soledad Lescano, quien desde febrero se encuentra presa y a la espera del juicio oral acusada de la muerte de su hijastra de 2 años.

Junto a una de las fotos en la que se la ve sola, Nahir comentó: “Cumpliendo la maldita condena” y agrega un emoji con la cara de un santo, mientas que en las que está con Lescano, escribió: “Mi hermana de otra vida. Creen saber lo que nos pasó porque conocen nuestra condena social pero no nuestra historia. Hablar van a hablar igual”.