Desde las 8, 1.406.082 empadronados pueden asistir a las escuelas. Qué otros cargos se eligen.

Minutos pasadas las 8 de la mañana, en toda la provincia comenzaron las elecciones que defiirán quién será el próximo gobernador o gobernadora de Mendoza.

Hoy 1.406.082 empadronados deberán elegir gobernador y vice, 24 diputados y 19 senadores provinciales. Al tope de las boletas, pelean la gobernación el radical candidato del frente Cambia Mendoza Rodolfo Suárez, la camporista del Frente Elegí Anabel Fernández Sagasti, el líder de Protectora José Luis Ramón y la figura del Frente de Izquierda y de los Trabajadores Noelia Barbeito. Además, se elegirán 14 intendentes y los respectivos concejales de esos departamentos .

Un calendario electoral complejo se ha vivido en Mendoza en 2019. Primero cuatro departamentos gobernados por el peronismo se cortaron solos y eligieron intendentes y concejales en fecha diferente al resto de los cargos de Mendoza; y luego Alfredo Cornejo separó la elección de gobernador de la de presidente y diputados nacionales.

Cornejo desdobló el calendario provincial del nacional para evitar que la figura de Mauricio Macri tirara para abajo a su delfín Rodolfo Suárez; y los intendentes de Tunuyán, Lavalle, San Martín y San Rafael se despegaron del calendario provincial para evitar que la figura de Cornejo (quien participó abiertamente en la campaña) les complicara sus reelecciones.

Por todos esos cálculos, la mayoría de los mendocinos hoy irán por tercera vez a cumplir con el deber de votar a sus representantes (primarias provinciales del 9 de junio, primarias nacionales del 11 de agosto y hoy generales provinciales). Los vecinos de Tunuyán, Lavalle, San Martín y San Rafael, en tanto, irán a las urnas por quinta vez: a las tres fechas del resto de la provincia hay que sumarle las elecciones departamentales de abril (PASO) y del 1 de setiembre pasado (generales).

A la confusión generalizada se suman las campañas de los partidos políticos que especulan con su necesidad de votos. Mientras que el oficialista Cambia Mendoza hace foco en la continuidad de la gestión Cornejo, el peronismo usa la compleja situación económica nacional, el descrédito de Mauricio Macri y a su candidato a presidente Alberto Fernández (el más votado de las primarias de agosto) para ganar votos. Pero los mendocinos no hallarán en el cuarto oscuro la boleta de Cornejo, como tampoco las de Macri ni de Fernández, aunque seguramente algún despistado preguntará por los aspirantes al sillón de Rivadavia, quienes competirán el 27 de octubre.

A la confusión generalizada se suman los spots publicitarios de la campaña nacional que se siguen emitiendo en los medios mendocinos. Los de la campaña local se dejaron de emitir el viernes a las 8 de la mañana, cuando empezó la veda para la elección a la gobernación que se extiende hasta hoy a las 20.

Candidatos nóveles

Este 29 de setiembre, la elección es local. Se da la curiosidad de que tres de los principales candidatos tienen una trayectoria política más bien corta.

El aspirante de Cambia Mendoza, Rodolfo Suárez, como abogado siempre tuvo una vinculación técnica con el radicalismo, pero recién compitió en una elección en 2010, cuando fue electo concejal de la Capital; en 2014 obtuvo su reelección y asumió como intendente interino en agosto de ese año cuando falleció el jefe comunal Víctor Fayad. Un año después, en 2015, fue electo intendente. Su candidato a vicegobernador, Mario Abed, es más experimentado: cacique comunal de Junín desde 2003, antes había sido concejal.

Ambos buscan mantener la hegemonía radical. Desde 2011, cuando Francisco Pérez fue electo gobernador, el radicalismo -solo o integrando el frente Cambia Mendoza- no había perdido una elección en nuestra provincia. Esa hegemonía se interrumpió el 11 de agosto pasado, cuando el kirchnerista Frente de Todos, encabezado por Alberto Fernández, se impuso en la provincia después de ocho años.

La senadora nacional Anabel Fernández Sagasti también tiene una corta trayectoria electoral; aquella elección de 2011 fue la primera que enfrentó y que la puso en la Cámara de Diputados de la Nación. En esa época era una militante de La Cámpora que fue puesta en el segundo lugar de la lista por influencia de Cristina Fernández. En 2015 Fernández Sagasti volvió a ser la candidata de Cristina, encabezando la lista de senadores nacionales.

La mimada de la ex presidenta quiere repetir hoy el resultado de la primaria nacional, para devolver al peronismo a la gobernación y ser la primera mujer en ocupar ese cargo en la provincia. Su compañero de fórmula es el diputado Jorge Tanús, quien fuera presidente de la Cámara Baja provincial durante los gobierno de Celso Jaque y Francisco Pérez.

El actual diputado nacional José Luis Ramón es el candidato de Protectora. Su compañero de fórmula es el legislador provincial Mario Vadillo. A ambos los une una larga trayectoria como socios de estudio jurídico y de la asociación de defensa del consumidor Protectora. De ahí saltaron a la política en 2017, cuando ambos lograron sus actuales cargos políticos. Esta es la segunda elección para ambos.

La más experimentada en campañas por la gobernación es Noelia Barbeito, del FIT. Es su segunda candidatura al sillón de San Martín; la primera vez fue en 2015, cuando Cornejo logró acceder a la Gobernación. Fue la primer mujer candidata a gobernadora de la historia de Mendoza.

Su primera vez en una elección fue en 2013, cuando fue electa senadora provincial; en 2017 fue candidata a diputada nacional y la segunda en la lista era Soledad Sosa, quien hoy es su compañera de fórmula.

La aspirante a vicegobernadora por el FIT fue diputada nacional durante dos años; asumió en 2015 en lugar de Nicolás del Caño. Es un clásico del FIT que las bancas las ejerzan rotativamente los referentes de los diferentes espacios que conforman ese frente. En aquella época los socios eran el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), de donde provenía Del Caño, y el Partido Obrero, la fuerza de Sosa. Ahora el esquema se repite: Barbeito es del PTS.