Las víctimas son cuatro chicos que jugaban en dos clubes de barrio de Bernal. Todos tienen 12 años.

 

Un entrenador de fútbol infantil de 53 años de un club de barrio de Bernal Oeste fue acusado de abusar sexualmente de por lo menos cuatro de los chicos que tenía a su cargo. Se entregó en una comisaría después de pasar tres días prófugo.

Las víctimas, de 12 años, iban a la casa de su preparador antes de los entrenamientos invitados por él para “jugar a la Play”. “Los invitaba de a uno, él se sentaba en un sillón y les pedía a ellos que se sienten arriba suyo. En esas circunstancias, aprovechaba para tocarle los genitales y partes íntimas”, precisó a Diario Popular una fuente cercana a la investigación.

Uno de los nenes fue el que se animó a contar en su casa lo que había sufrido y su testimonio sirvió de disparador para que sus compañeros decidieran imitarlo. Así, en pocas horas se sumaron otras tres denuncias en la Comisaría 2da. y se ordenó la detención del acusado.

Casi al mismo tiempo algunos padres escracharon en las redes sociales al director técnico, lo que lo puso en alerta y se fugó no solo de su casa en la Villa Azul sino que también dejó de asistir a su otro trabajo, como empleado público.

Setenta y dos horas después, el entrenador de los clubes Barrio Azul y La Cañada se entregó por sus propios medios y quedó detenido. La investigación quedó a cargo del fiscal de Quilmes Alejandro Ruggeri, quien esperará las conclusiones del trabajo del personal de Psicología Forense con las víctimas para avanzar en la causa.