Muchos circulaban hacinados y sin documentación. Arrestaron a las personas que los transportaban.

 

Policías mexicanos y elementos de la Guardia Nacional interceptaron este martes a al menos 355 migrantes centroamericanos que viajaban escondidos en camiones en el estado de Chiapas, al sur de México.

En un primer momento, 170 migrantes fueron interceptados cuando viajaban ocultos a la salida de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez.

Luego, otros 125 que circulaban hacinados en otro camión y las autoridades arrestaron a las dos personas que los transportaban.

En una tercera operación, policías federales detuvieron a otro grupo de 60 migrantes que no contaba con la documentación correspondiente.

La fiscalía general dijo en un comunicado que continúa con las investigaciones “para deslindar responsabilidades, al tiempo que garantiza a los migrantes rescatados la asistencia humanitaria correspondiente”.

Desde octubre pasado, los flujos migratorios que cruzan territorio mexicano para entrar ilegalmente a Estados Unidos han experimentado una escalada que ha tensado las relaciones entre Washington y México.

En junio, Estados Unidos amenazó con imponer aranceles a las exportaciones mexicanas si el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no frenaba el paso de indocumentados, principalmente guatemaltecos, hondureños y salvadoreños.

En respuesta, México desplegó a unos 21.000 soldados, 6.000 en su frontera sur -por donde acceden la gran mayoría de indocumentados- y unos 15.000 en el norte, donde comparte 3.200 km de frontera con Estados Unidos.

A inicios de septiembre, el gobierno mexicano dijo que ha reducido a la mitad el flujo migratorio tras la amenaza del gobierno de Donald Trump.