Se le realizarán estudios el 8 y 15 de octubre. Peritos oficiales zanjarán la pulseada entre la defensa y la querella por ese beneficio.

Las pericias psiquiátricas y psicológicas que determinarán si “El Pepo” debe continuar en prisión o ser beneficiado con prisión domiciliaria se realizarán el 8 y 15 de octubre en la asesoría pericia de Dolores. El músico está alojado en el penal de Melchor Romero acusado de haber provocado un accidente en el que murieron dos personas.

La defensa del cantante, representada por Miguel Ángel Pierri y Walter Cormace, pretende que el juez de la causa habilite la prisión domiciliaria debido a que padece un cuadro depresivo, según argumentaron en la causa. Sin embargo, el abogado de las familias de las víctimas, Marcelo Biondi, se niega a que le concedan el beneficio.

Las partes cuentan con el asesoramiento de Enrique De Rosa y Rafael Milano, respectivamente. Los dos psiquiatras ya se enfrentaron en otro caso emblemático: el del femicida Fernando Farré.

En el primer pedido de domiciliaria, Pierri y Comarce argumentaron que se basaban en “la imperiosa necesidad” de que Rubén “El Pepo” Castiñeiras sea cuidado por su esposa Josefina Cuneo, aconsejados por De Rosa para “posibilitar un mayor funcionamiento de la psiquis y recuperación del estado de ánimo del imputado, a fin de combatir y revertir el pozo depresivo que atraviesa”.

Sin embargo, el psiquiatra que formó parte de la estrategia de la defensa de Farré no presentó ningún informe con su firma en el expediente que investiga la muerte de Ignacio Aboseleh y Nicolás Carabajal, quienes viajaban en la camioneta que volcó Castiñeiras 20 de julio pasado.

Por su lado Milano sostiene que cualquiera sea el cuadro que presente el músico, puede ser tratado en prisión. “Es indispensable ser consciente de la altísima prevalencia de patologías psiquiátricas que presentan los individuos que se encuentran privados de su libertad”, indicó el perito.

“Los cuadros psiquiátricos más frecuentes en estas personas son los trastornos de la personalidad, los trastornos relacionados con sustancias y los trastornos depresivos y de ansiedad que, en líneas generales, se logran tratar adecuadamente en el Servicio Penitenciario”, detalló.

Ante los planteos de los abogados, el juez de garantías de Chascomús, Cristian Gasquet resolvió que se hagan las pericias psiquiátricas y piscológicas oficiales para resolver el futuro de Castiñeiras.