Así lo afirmó el intendente José Corral al recorrer las obras de puesta en valor en la plazoleta Francisco Domingo Rossi, en Candioti Norte. Las mejoras se concretaron a partir del compromiso y trabajo en equipo con los vecinos y vecinas del barrio.

En el marco del programa de mantenimiento y mejora permanente de los espacios públicos, parques y paseos y de la ciudad, el Gobierno de la Ciudad concretó una serie de trabajos en la plazoleta Francisco Domingo Rossi, en barrio Candioti Norte. Nuevos solados, juegos para niños, iluminación, tareas de parquización y paisajismo conforman la intervención integral que ya disfrutan y cuidan los propios vecinos y vecinas, en la intersección de Lavalle y Luciano Molina.

“Cada plazoleta, cada plaza, cada parque que ponemos en valor es un paso más hacia una mejor ciudad. Y hasta el último día de la gestión vamos a estar mejorando todos los espacios públicos, los más grandes y también los más pequeños de cada barrio”, señaló el intendente José Corral, luego de recorrer junto con el secretario de Espacios Públicos y Ambiente, Marciano Cejas; y un grupo de vecinos el lugar.

Los trabajos incluyeron la demolición de solados en mal estado y la construcción de unos 65 m2 de nuevas veredas de losetas graníticas, junto a la recuperación de áreas verdes. Asimismo, un área de juegos para niños, con un trepador chico, un pórtico de hamacas doble y un sube y baja cuádruple; todo sobre un piso antigolpe y un colorido diseño de piso en pintura. Además, se instalaron tres nuevas columnas de iluminación y dos bancos; y se realizaron de trabajos de poda y paisajismo con la puesta de plantines florales y sembrado de césped.

Espacios para disfrutar

Como parte de los trabajos en los espacios públicos de toda la ciudad, el intendente José Corral valoró la intervención puntual en “este caso en la plazoleta Rossi. Un espacio pequeño, pero muy importante para todos los vecinos de Candioti Norte, especialmente para los niños, que ahora con nuevo equipamiento y más seguro utilizan mucho más la plaza. Además, con iluminación para poder disfrutarla de noche, con un buen solado y con sus rampas para una mejor accesibilidad”.

En esa línea, destacó las mejoras como fruto del trabajo conjunto, “porque esto fue una iniciativa de los vecinos, que nos dijeron que querían arreglarla. Como los presupuestos no siempre dan para hacerlo con la rapidez que uno quisiera, fuimos rascando la olla -como me gusta decir- para encontrar materiales propios y comprar el equipamiento. Además, lo hicimos con las cooperativas, porque es más barato y son oportunidades de trabajo; y con la ayuda de los vecinos para el cuidado de la parte verde”, contó.

Para las generaciones futuras

Tras unas semanas de trabajo, las obras permitieron renovar un espacio público de unos de los barrios tradicionales de la ciudad. “Conversamos con los vecinos la historia de la Laguna Felipe, donde está hoy la plaza De las Banderas, y otras historias del barrio, como el billar que estaba en otras de las esquinas. Son esos relatos de los santafesinos que se van acumulando, y que le dan valor a la recuperación del espacio público, que es también el espacio de encuentro y de la memoria”, expresó José Corral.

En esa perspectiva, destacó que “no solo el gobierno, sino también los vecinos, todos los santafesinos, le dejamos a las generaciones futuras una renovación casi total de los espacios públicos de la ciudad. Pensemos en la Plaza de Mayo, la plaza San Martín, la Pueyrredón, el Paseo Bulevar, el cantero central de avenida Freyre. Ésta como tantas otras plazas de los barrios: la plaza Fournier, Malvinas Argentinas, Vanossi, por nombrar algunos de tantos espacios que hemos renovado. Es el legado que dejamos. Una puesta en valor de los espacios públicos que va a durar muchos años más, para el disfrute no solo de nuestra generación, sino también de las que vendrán”, concluyó José Corral.

Vecinos comprometidos

Erico Huber es uno de los vecinos que diariamente pasa “dos o tres veces por día” por la esquina de la plazoleta. “Se la veía abandonada y sin gente. Y hoy llama la atención cómo, cuando se logra arreglar, ponerle los juegos, mantener y podar los árboles como este timbó que es autóctono y se le pone buena iluminación, la gente concurre”, valoró. A la vez, destacó “el apoyo de los vecinos” para poder concretar todas las obra de mejora, “invitando a empresas, consiguiendo materiales, comprometiéndose a mantenerla, y ahora viniendo a disfrutar de lo que se hizo y contar cómo se lo está usando”.