En primavera sus frutos están en el punto de maduración ideal para disfrutar de su sabor particular y aprovechar los nutrientes que nos aporta.

Las proporciones de los componentes nutricionales de la mora pueden variar según el tipo y la cantidad de la fruta, además de otros factores que puedan intervenir en la modificación de sus nutrientes, como las características del suelo y el clima.

Es sumamente importante conocer los beneficios para la salud de nuestras frutas silvestres y de estación para consumirlas y aprovechar su fácil acceso y bajo o nulo costo, en el caso de que tengamos la planta.

Los principales aportes nutricionales de la mora son:

  • Son bajas en calorías, 100 gramos de mora aportan solo 43kcal.
  • Aportan gran cantidad de agua, ayudándonos a hidratar las células del cuerpo junto al consumo de agua pura.
  • Son buena fuente de fibra; que mejora el tránsito intestinal, ayudan a reducir el colesterol y a regular los valores de glucemia, entre otros beneficios.
  • Contienen minerales como el potasio, magnesio y calcio: los cuales son necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula, y en la salud ósea.
  • Aportan numerosas vitaminas como las vitaminas A, C, E, K y el ácido fólico. La vitamina
  • A nos ayuda con nuestra salud ocular, la vitamina C mejora la inmunidad y nos proporciona antioxidantes esenciales, la vitamina E actúa como un antioxidante y combate los radicales libres. La vitamina K interviene en la coagulación sanguínea y el ácido fólico en el desarrollo del sistema nervioso.
  • Aportan taninos, de acción astringente, cuando todavía no están maduros. Una vez madurado el fruto ya ejerce un efecto laxante, es decir, lo contrario a la propiedad astringente.

Lo que caracteriza a estas frutas es su abundancia de pigmentos naturales (antocianinas y carotenoides) de acción antioxidante. Es decir, que neutralizan la acción de los radicales libres que son nocivos para el organismo. Estas propiedades pueden dar lugar a efectos fisiológicos muy diversos; efectos antiinflamatorios y acción antibacteriana, entre otros. La ingesta dietética de estas sustancias potencia nuestro sistema inmunológico o de defensas del organismo y contribuye a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso del cáncer.

La mora es una fruta ideal para aprovecharla en primavera, a través del consumo de su fruto fresco solo o en preparaciones como mermeladas caseras, tartas, licuados, con yogur, en ensalada de frutas, en postres como budines, helados, cheesecake, muffins, galletitas, etc.