Así lo informaron del hospital de niños Orlando Alassia donde el pequeño se encuentra alojado desde el domingo, cuando fue recibió un impacto de bala en la cabeza en el barrio San Agustín.
Desde el hospital de niños Orlando Alassia informaron este jueves que la salud del nene de 4 años que recibió un impacto de bala en la cabeza en el barrio San Agustín el domingo por la noche, evoluciona favorablemente.

El miércoles ya le habían retirado el respirador artificial y ahora fue trasladado de la Terapia Intensiva a una sala común.

“Hace 48 horas que salió de la asistencia respiratoria y ayer por la tarde salió de la terapia y quedó alojado en la unidad de Cuidados Intermedios y Moderados (CIM) donde se va a seguir la evolución del paciente. Ya hizo una apertura ocular pero todavía no está totalmente conectado”, explicó al respecto el director del nosocomio pediátrico local Osvaldo González Carrillo.

En cuanto a las intervenciones realizadas al pequeño, el médico indicó que “se le realizó el tratamiento de la hipertensión endocraneana para intentar evitar el edema celebral que podría tener el paciente y la medicación necesaria para estos casos”.

“Sinceramente tuvo una muy buena evolución, no tuvo edema ni hipertensión. Por eso se lo sacó de la asistencia respiratoria antes de lo que preveíamos. Está con muy buena evolución”, agregó.

Para evaluar posibles secuelas, González Carrilo señaló que “hasta el momento no podemos saberlo. Habría que esperar para ver cómo evoluciona el paciente, teniendo en cuenta además que todavía puede presentar efectos de alguna medicación o droga utilizada en la Terapia”.

Por último, el director del Alassia dijo que ellos no conocen las circunstancias en la que fue herido el menor e informó que la munición que tenía en la cabeza ya fue entregada a la Fiscalía.